El sosiego irresponsable

Veía el mundo desde tal distancia y de forma tan irresponsable, que hasta la vida de la Duquesa de Alba le importaba un comino...

1

Se acuerda de vez en cuando el bloguero de su compulsiva  manía de escribir en este blog. Sobre lo que fuera. Le vino cuando se le acabó el micrófono y se dio cuenta de que a pesar de las muchas tonterías contadas no había dicho casi nada.

-O te lanzas tú motu propio o te silenciarán para siempre- le advirtió su conciencia

Y raro, muy raro era el día en que no se ponía en el ordenador y plasmaba lo que se le pasaba por la cabeza.

No sabe por qué a medida que se le aproximaba la jubilación sintió que se adueñaba de él  algo de lo que nunca había tenido noticias: el sosiego. Era algo  que desconocía hasta entonces  y que atemperó su furor bloguero. Nunca pasa nada, se titula una novela de Eduardo Mallea que descansaba en los anaqueles de la la librería de su casa paterna. Nunca pasa nada. Leyó la novela en su primerísimo juventud y no recuerda ni personajes ni pellizco alguno de su argumento. Sólo se le grabó la sencillez y verdad de su título. Se parece al no somos nadie con el que se despachaban antes los entierros.

Todos los días pueden ser un gran día, y cualquiera tiene razones para creerse el eje del mundo. Aunque la realidad es que no hay nada más prescindible y que interese menos  que lo se le agita  a uno en la coctelera interior. Cuando uno lo asume definitivamente, llega el sosiego. Amanece, pasa el día, suceden muchas cosas, anochece. Pero tu alma no ha sufrido ni experimentado sobresaltos ni ansiedades, sino que parece barnizada de conformismo amable.

Es el sosiego.

2

Naturalmente que se han seguido resgistrando muchos sucesos dignos de blog. No es inmune el bloguero a la agitación del mundo árabe, ni a la visita de la señora Merkel, ni al ennoblecimiento súbito del admirado Vicente del Bosque. Aún más. ¿Cómo no hubiera  escrito hace unos meses un post sobre la tragicomedia  de las gallinas por las que tanto suspiraban sus nietas? Por san Antón, gallinita pon. Y las criaturas iban cumpliendo: dos, tres, hasta cinco o seis huevos por jornada. Pero a un par de ellas les mató su ambición. Por respeto al hermano zorro, que también se tiene que ganar la vida, habitan las ponedoras en un gallinero con un pequeño terreno acotado por un alambre de cuadrícula. Lo suyo es que picoteen en su finquita, pero un par de ellas aspiraron a más, metieron el pescuezo por una de esas cuadrículas para afanarse alguna lombricilla extra y pagaron cara su osadía. Dicen los lugareños que sería un tejón la alimaña que de dos bocados certeros las decapitó. Y tuvo que calmar el bloguero el llanto de las las atónitas niñas contándole que la naturaleza impone sus leyes, y que unos tienen que morir para que otras especies sobrevivan.

Por contraste con ese pequeño drama, se ha vivido en Candeleda este fin de semana un magno acontecimiento que a cualquier pueblo llano que se precie le haría levitar. Algún audaz empresario organizó para el sábado 5 de febrero de 2011 una corrida de toros, y a ella se decía que iba a acudir la Duquesa de Alba. Se aseguraba que había reservado habitaciones en unos coquetones bungalows recientemente inaugurados en las faldas del Almanzor y con una vista imperial sobre el Valle del Tiétar. Estamos viviendo un islote de primavera en el invierno, y con este lujo de temperatura, paisaje y eventos de sociedad la fiebre bloguera obligaba a hacer guardia a la puerta del hotel y revelar en exclusiva para los lectores si la duquesa venía con novio o sin novio, si desayuna café o te, y si llevaba esclava de colorines en el tobillo de sus elegantes piernas, como acostumbra. Pero evidentemente uno ya no es lo que era. Los años, la jubilación y, por ende, el sosiego irresponsable. La insigne Cayetana Fitz James Stuart compartiendo pueblo, vista y durmiendo sólo a cuatrocientos metros del Duende y éste sin ir a la pelu y pasando de todo. Nadie sabe ya ya a dónde vamos a llegar con tanta degeneración.

Anuncios

12 Responses to “El sosiego irresponsable”


  1. 1 El Duende de la Radio febrero 6, 2011 en 4:49 pm

    Dos dudas que me atormentan. la primera es que, mirando Wilkipedia, no encuentro entre las obras de Mallea la novela que lleva tal titulo. Por contra, hay una novela de José Ovejero, que no he leído, que se titula NUNCA PASA NADA. Puede que sea un error de mi memoria y una coincidencia involuntaria de Ovejero, pues nadie repite a conciencia el título de otra novela que, de eso estoy seguro, estaba publicada mucho antes de que Ovejero empezara a escribir la suya.

    La otra duda es mucho más grave. Intento encontrar en la prensa digital de hoy una noticia sobre la presencia de Cayetana de Alba en Candeleda y nada, ni rastro. ¿Habrá sido un bulo? ¿O me lo he inventado yo mismo para justificar este post?

    Me gusta

  2. 2 Carlos Suárez Pazos febrero 6, 2011 en 5:06 pm

    Duende, yo siempre voy con prisas. Me falta el tiempo para hacer todo lo que tengo que y quiero hacer. Pero tus posts siempre los acojo con el sosiego con el que merecen ser leídos.
    Me lamento a menudo de no haber sido oyente tuyo (nunca he sido muy de radio), seguro que me lo hubiera pasado muy bien, pero al menos encontré tu blog.
    Espero ansiosamente sosegado tu próximo post.
    Un saludo.

    Me gusta

  3. 3 José Ramón febrero 6, 2011 en 8:26 pm

    Duende: Permíteme un cariñoso tirón de orejas. Creo que tengo derecho a ello.
    Cuentas que con tu jubilación te ha llegado aquel delicioso momento del que escribió no sé qué romano en su “Beatus ille”, y que aquí tradujo Fray Luis de León: “Qué descansada vida…”
    (No tengo ganas de ser un erudito “a la googleta” y paso de buscar al romano. Digamos que fue Horacio).
    Me llenas de envidia, pero también de esperanza en que ese momento me llegue a mí más pronto que tarde. Pasar de la Duquesa de Alba con bendito desinterés, vivir en el sosiego mientras amanece, pasa el día, anochece… Eres como un faro, como una guía para mí. Veo esa vida posible para mí; me gusta.
    Pero en tu primer comentario lo echas todo por tierra y me tiras los palos del sombrajo, preocupándote por un autor, por un título, por una precisión, por un dato, y luego, para colmo, buscando noticias y reseñas de la estancia de la Duquesa. No, no. (No puedo seguir escribiendo. Los convulsivos sollozos no me dejan teclear, y los ojos inundados de lágrimas no me permiten ver ni las teclas ni lo que escribo).

    Me gusta

  4. 4 Franciska febrero 7, 2011 en 9:00 am

    Duende, no nos quieras emgañar, si de verdad has encontrado por fin el sosiego, 0 sea, tranquilidad, reposo y paz interior, no te pueden seguir atormentando dudas, del tipo de no encontrar un libro donde pensabas Ó a la Duquesa de Alba de vecina. Pero debes estar en el buen camino, poco a poco. Te voy a decir unas lineas de un poema que me han dado de Juan Ramon Jimenez para que te inspire.
    TODAS LAS TARDES, EL CIELO SERA AZUL Y PLACIDO
    Y TOCARAN,COMO ESTA TARDE ESTAN TOCANDO
    LAS CAMPANAS DEL CAMPANARIO
    Y SE QUEDARAN LOS PAJAROS CANTANDO………..

    Me gusta

  5. 5 Monti febrero 7, 2011 en 1:21 pm

    Estas en lo cierto Duende, si estuvo la Duquesa en Candeleda, concretamente en el Santuario Nuestra Señora de Chilla, organizando la boda. Que se nos casa la Duquesa en Candeleda.

    Me gusta

    • 6 Cocoliso febrero 8, 2011 en 4:22 pm

      Monti.Feo,muy feo vacilar a un señor jubilata como Tio Luis.
      Preguntaremos a Laetithia,que creo es vecina del novio consorte de la Duquesa,y saldremos de dudas.

      Me gusta

  6. 7 El Duende de la Radio febrero 7, 2011 en 8:12 pm

    Monti, voy a reproducir una frase que decía tu abuelo, el inolvidable Tío Jacinto, muchas veces mencionado en este blog:

    SANTA COLOMA PARIÓ POR UN DEO…¡Y NO ME LO CREO!

    Me gusta

  7. 8 Ángela febrero 7, 2011 en 8:20 pm

    La verdad es que una boda en Candeleda puede resultar de lo más divertido!!!.
    Menudo drama, el de las gallinas; Qué papelón!!.
    Un beso fuerte también a la Monti.

    Me gusta

  8. 9 Monti febrero 7, 2011 en 9:35 pm

    Jajajaja…. la verdad que seria divertido.

    Otro besazo para ti Angela.

    Me gusta

  9. 10 Palinuro febrero 7, 2011 en 11:33 pm

    Yo también gustaba de curiosear en las estanterías de nuestros padres y recuerdo el autor que mencionas, pero no con ese título (por cierto, me suena más a película del neorrealismo italiano), sino con otro no menos sugestivo: “Todo verdor perecerá”.
    No sabía que la Monti se había incorporado a la tribu de duendeadictos. Bienvenida, Monti.

    Me gusta

  10. 11 Julio febrero 7, 2011 en 11:41 pm

    Querido ‘degenerao’

    ¿Crees realmente que a los lectores de este blog le interesan:”la agitación del mundo árabe, la visita de la señora Merkel, el ennoblecimiento súbito del admirado Vicente del Bosque… o si la insigne Duquesa llega con novio o compuesta, si toma té o café, o duerme a 400 metros? Quizá les interesa más la tragicomedia de las imprudentes gallinas y los llantos de las nietas.

    Ese sosiego no es ‘irresponsable’, la verdadera ‘degeneración’ es seguir preocupándoes a ciertas edades, si Frau Merkel viene a revisar los deberes de Zapatero, o si al bueno de Del Bosque, le declaran a estas alturas de su vida ‘Marqués de Del Bosque’. Maldita necesidad tiene el charro de esas ‘noblezas’ de pacotilla, cuando se es Noble ya de por casa.

    Desahógate si quieres, pero no sé si vale la pena.Una de las ventajas de los jubilados es saber que “Nunca pasa nada” en todo eso que nos cuentan: no hay verdaderas y auténticas ‘novedades’.

    Perdona el tuteo, pero es que soy algo mayor que tú. Sólo en edad.

    Me gusta

  11. 12 Zoupon febrero 8, 2011 en 8:14 pm

    Duende, el sosiego es hijo de la sabiduría vital. Y no te preocupes por no haber ido a la pelu y pasar de todo. A la vista está que Doña Cayetana tampoco va a la pelu y también pasa de todo, así que estáis a pre.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,116 hits

A %d blogueros les gusta esto: