Nunca es tarde para descubrir la tortilla de patata

No vale la pena ser príncipe de nada si no te dejan disfrutar las cosas que puede  gozar cualquier plebeyo...1

Cuando Homper  estudiaba historia del siglo XIX descubrió el término “espléndido aislamiento”. Con él los historiadores marcaban las distancias respecto a Europa de la que entonces era la primera potencia, el Reino Unido. Los británicos guiaban la ciencia y la técnica del momento, tenían  los ejércitos y la marina más poderosos, guerreaban en todas partes, lo conquistaban casi todo, absorbían conocimientos de otros pueblos, saqueaban tesoros arqueológicos y reelaboraban todo todos refinamientos importados haciéndolos suyos. Eso sí, sin acercar su isla al continente, no sea que se fuera a desnaturalizar. El te era un invento indio, y el deporte del polo, de Pakistán o por ahí. Pero pasaron a ser patrimonio nacional. Y ellos, los hijos de la Gran Bretaña, encantados de haberse conocido.

Hubo una etapa de su vida en la que Homper era anglófilo (la identificación de Inglaterra con el Reino Unido es en España muy extendida. De hecho no existe en nuestra lengua el término “britanófilo”). Seguramente por la buena imagen que le habían prestado la historia y  la literatura, el último siglo, también  el cine. Inglaterra, y su espléndido aislamiento. Llegó, la pisó, la conoció lo que pudo, la admiró.

Únicamente le dejó perplejo una carencia que no se explicaba en un pueblo tan sabio a la hora de vampirizar las riquezas ajenas.

-¿Cómo es posible que no hayan aprendido a comer bien?

2

El príncipe de Gales acaba de visitar España. Se supone que algo positivo habrá sacado del viaje. Pero parece que lo que más le ha impresionado es un pincho  que le dieron a probar en una de las recepciones. El príncipe de Gales no había tomado nunca tortilla de patatas.

Dicen que repitió hasta hartarse, Mucho protocolo, mucha ecología y mucha flema británica, Pero al final perdió el sentido por algo que el muy sabio y pragmático pueblo británico no ha sabido hacer suyo.

Y la estupefacción de Homper a este propósito tenía forma de pregunta. ¿Merece la pena ser príncipe heredero del Reino Unido de Inglaterra e Irlanda del Norte si  no puedes disfrutar de algo tan sencillo y tan maravilloso como la tortilla de patata?

Anuncios

7 Responses to “Nunca es tarde para descubrir la tortilla de patata”


  1. 1 maribel abril 2, 2011 en 7:48 pm

    porsupuesto….la verdad esque los britanicos comer lo que se dice comer ..comen fatalllllllllllllllllll

    Me gusta

  2. 2 El Duende de la Radio abril 3, 2011 en 7:04 am

    Cuestión nada baladí, y sobre la que la doctrina no se pone de acuerdo. Lo canónico…¿es la tortilla de patata a medio cuajar o mazacota? ¿Gruesa o de la altura del ancho del tenedor?

    Y, finalmente, ¿con cebolla o sin cebolla? Personalmente, la prefiero con cebolla.

    Me gusta

  3. 3 joselepapos abril 3, 2011 en 6:11 pm

    Por favor, siempre con cebolla y bien “amazacotada”.

    Me gusta

  4. 4 Franciska abril 3, 2011 en 6:45 pm

    La primera vez que estuve en India, al entrar a un hotel de uno de uno de los palacios de los Maharajas, vi un grabado antiguo donde montados en elefentes jugaban al polo, en JODPOUR y pensé, !caramba con los ingleses! como se adjudican todo lo que pueden, y encima lo mejoran.Porque entre un elefante y un caballo,no hay color, y entre un traje de indio encima y un modelo de polo no digamos….
    La tortilla, con cebolla y jugosita. Una de las maravillas de este plato es que no hay dos iguales, y muchas son buenisimas.

    Me gusta

  5. 5 Zoupon abril 7, 2011 en 7:18 pm

    La tortilla es la más grande aportación de nuestro país a la cultura mundial, sin duda. Y tanto la medio cuajada (Betanzos, Cacheiras) como la amazacotada, tanto la gruesa como la fina, pueden ser riquísimas. A mí me gusta con cebolla, pero no incorporada a la tortilla, sino en fuente aparte, cruda y acompañando a una buena escarola.
    Por cierto, a mí me sale extraordinaria, pero extraordinaria de verdad.

    Me gusta

  6. 6 begoña abril 19, 2011 en 2:51 pm

    Chomin siempre decía, y yo le contradecía, que no había tortilla de patata mala. Por cierto, ¿cómo se dice, tortilla de patata o de patatas?

    Me gusta

  7. 7 M. Luz abril 21, 2011 en 12:04 pm

    Pues no sé yo cómo se dice, supongo que estará en función de la cantidad de patatas que lleve. Si la haces con una sólo, sipongo que será “de patata” y si pones más, pues “de patatas”.
    Nunca he oído decir tortilla de “espárrago”, pero sí tortilla “de chorizo”, de rabiosa actualidad esta última, a la que habría que denominar “de chorizos y huevos”, por la cantidad de ellos que le echan algunos.

    La que nos ocupa, personalmente la prefiero jugosa y sin cebolla a pesar de lo bien que casan, pero es que si no se le toma el punto a la cebolla puede repetir bastante.

    En cuanto al caballero de amplios pabellones auditivos, no me cabe la menor duda de que reivindicaría la españolidad de Gibraltar si, junto a la tortilla, descubriera la sopa castellana, la de ajo, la fabada asturiana o los judiones de La Granja, el pulpo, marmitako, migas de pastor, la escalibada,los cocidos, las paellas y calderos, gazpachos y los mil y un platos que hacen las delicias de cualquier “guiri” que se moleste en probar.

    Felices Pascuas, Duende y compañía.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: