Meditando un lunes santo

Todo son preguntas. Y algunas veces, reacciones inesperadas...

1

Despierta Homper el lunes santo ante un bosque de pinos, encina y castaños que vierten hacia el valle, y un horizonte de montañas limpias que se alzan al otro lado del río que discurre por su lecho. Homper tiene un amigo que de vez en cuando se retira a este lugar, donde construyó una gran casa de campo. El amigo es un hombre pausado. De vez en cuando le invita a acompañarle y a no hacer otra cosa que lo propio de un monasterio para ejercicios espirituales laicos. Aquí se juntan los dos en plan Sócrates y Platón o como Tip y Coll, según se lo pide el cuerpo y el tenor más o menos caprichoso de las horas. Conversan mucho, repasan recuerdos de la lejana amistad que nació en la universidad, leen y pasean. Más él que el amigo, poco partidario de castigar al cuerpo con ejercicios exagerados.

El amigo no es madrugador, y Homper se sorprende del lujo que son unos maitines en solitario para escribir una sencilla meditación.

2

Él no se tiene por un gran filósofo. Sólo sabe sorprenderse por casi todo, especialmente por lo menos denso y significativo. Le complacen las oportunidades que ofrecen las pequeñeces de la vida. misma. Piensa, porque tampoco la mollera le sirve para cosas más útiles, pero no muy profundamente. Quisiera arreglar entuertos y reformar el mundo. Quisiera hacer cosas más útiles para los demás. Pero su pensamiento más sublime se le derrite como un helado de vainilla, y se va en un pispás sin haber germinado en nada. Luego va al blog y levanta acta de su curiosidad fugaz.

-Queridos lectores incautos-escribe-Hoy voy ahorrarle tiempo y esfuerzo intelectual a la humanidad. Porque tampoco tengo nada importante que deciros.

3

Antes de sentarse a escribir, escuchó por  la radio que ocho de cada diez españoles no se moverán de casa para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa. La crisis.  Entre ésta y los días feriados, la actualidad se destensa, y, como en Navidad,  cunde la sensación de que hay que serenarse, aparcar las preocupaciones y ventilar el espíritu. Si no se le quiere buscar sentido a la pasión de Cristo, que es la que nos ha dado el asueto, se puede reposar y vaguear en el dolce far niente. A veces, oh sorpresa, en estos estados ya casi milagrosos uno acaba descubriendo recónditos rincones del alma. E incluso encontrándose a sí mismo.

En el monasterio laico del amigo hay  muchos libros, y el lujo un de un soberbio equipo musical que se extiende discretamente en altavoces camuflados por las distintas estancias. Hoy nos trae untema de Henry Purcell que toca a la flauta Alvaro Marías. Sobre este mismo tema Benjamín Britten compuso en el pasado siglo unas variaciones y fuga que tituló como Guía de Orquesta para Jóvenes,  una composición admirable que ilustra los sonidos de los distintos instrumentos integrados en una orquesta sinfónica. Muy recomendable para curiosos de la magia de la música, como era el propio Homper en su primera juventud.

-Gracias, música-reza calladamente en sus maitines-Por venir a aliviarnos a incluso en tiempos de zozobra.

4

Lamentablemente un blog acaba degenerando en un diario. Sostiene Homper que las personas de vida gris deberían de guardar recato ante la tentación de escribir sobre sí mismos.

-Eso es para tipos como Hemingway o la Mata Hari, que sí tenían algo interesante que contar.

Pero si la carne es débil, cómo no lo va a ser el ego. Admitida esta premisa, se pone en la piel de los pocos demás que haya por ahí y piensa que quien peine su blog estos días no querrá disquisiciones hegelianas, sino impresiones ligeras. Aunque sean sinceras. Por ejemplo, el periódico cuenta que uno de los etarras excarcelados apodado Gatza es recibido en su pueblo como un héroe. Lo muestra en el balcón de su casa alzando los brazos jubiloso, en ademán de victoria. Qué estimulante: le acompañan los papás, la esposa y la hijita, orgullosos de la criatura. Para ellos el chico es tan meritorio como  Alexander Fleming o Teresa de Calcuta, aunque haya matado o colaborado con los matarifes de personas que, como él, tenían padres, esposas e hijos.

5

Quiere parecer conciliador, demócrata y flemático, pero la noticia le revuelve las tripas. El próximo jueves será el día del amor fraterno, y la grandeza del cristiano es poner la otra mejilla, perdonar y olvidar. Pero hoy, incluso en este idílico ambiente, tan propicio a la meditación trascendente, no puede reprimir Homper un odio razonable hacia estos troitiños y compañía que, cumplida su condena, siguen apuñalando la memoria de los muertos que nos dejaron.

Por explicarse lo inexplicable, invoca las palabras de Cristo en la cruz.

Perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen.

Y añade a continuación.

-Y a mí también, por derramar tanta bilis en un lunes santo tan plácido como este.  

Anuncios

8 Responses to “Meditando un lunes santo”


  1. 1 El Duende de la Radio abril 19, 2011 en 4:19 pm

    Por salir de dudas, consciente de que aún queda por ahí algún lector preciso en la sintaxis. ¿Perdónanalos, como dice textualmente la cita de san Lucas, o perdónales?

    Personalmente uno cree que la frase omite el complemento directo, pero que lo que realmente quiere decir es: perdona los pecados a ellos. O sea, perdónales.

    Quedo a la espera de un buen guardían de la escritura que tenga a bien sacarme de dudas. Gracias.

    Me gusta

  2. 2 El Duende de la Radio abril 19, 2011 en 4:21 pm

    Visto un santo y desnudo otro. Naturalmente, el acento de guardián se adelantó una letra.

    Me gusta

  3. 3 Jocelyn abril 20, 2011 en 8:08 am

    No soy muy precisa en la sintaxis, sólo alumna eterna. Que ellos sean perdonados… Y además suena mucho mejor perdónales. Aunque fíjate lo que te digo, igual hasta no les perdona. Bs

    Me gusta

  4. 4 joselepapos abril 20, 2011 en 8:16 am

    No soy yo el más indicado para acudir en tu ayuda pues escribo de oído. Gracias por regalarnos tus impresiones en ese monasterio laico, son muy gratificantes.
    Y si, se hace muy duro asistir a la exaltación y gloria de semejantes personajes. Asi es dificil que la herida se cierre y el dolor desaparezca.

    Me gusta

  5. 5 Julio abril 20, 2011 en 2:23 pm

    RESPUESTAS SIN PREGUNTAS

    LEO:
    – Él no se tiene por un gran filósofo. Sólo sabe sorprenderse por casi todo, especialmente por lo menos denso y significativo.

    ¿Y quién pide a estas alturas ‘grandes filósofos? ¿No es ya bastante ‘filosofía’, mejor dicho ‘vida’, que sorprenderse por las pequeñas cosas cotidianas? Los hombres no vivimos de ‘filosofías.
    ————————–
    -A veces, oh sorpresa, en estos estados ya casi milagrosos uno acaba descubriendo recónditos rincones del alma. E incluso encontrándose a sí mismo.

    ¿Y le parece poco don Duende, hacer ‘descubrimientos’ en un rincón del alma y hasta encontrase a sí mismo?
    —————————
    – Lamentablemente un blog acaba degenerando en un diario. Sostiene Homper que las personas de vida gris deberían de guardar recato ante la tentación de escribir sobre sí mismos.

    ¿Dónde o quién ha decretado que los hombres ‘grises’, suponiendo que lo sean, deban guardar recato y resistan a la tentación de escribir sobre sí mismos? Si no hablamos de nosotros, ¿de quién vamos a hacerlo? Ya hay bastantes que hablan de lo que no saben
    —————————
    – Quien peine su blog estos días no querrá disquisiciones hegelianas, sino impresiones ligeras.

    Ni en estos días, ni ninguna entramos aquí a que nos den el coñazo de disquisiciones cualquiera. Dejemos a Herr. Hegel que sea Hegel
    —————————-

    PerdónaLOS: …. ¿a ellos?
    PerdónaLES……¿lo que hacen?

    Pues no sé, porque no soy quién de juzgarlos si ellos no se ‘Juzgan’ a sí mismos y en mi limitada cabeza no me cabe. Hay que tener ‘huevos duros’ para poder seguir asomámdose a un balcón y ser acogido tras haberse cargado a unas decenas de inocentes, por la ‘Patria’ o lo que sea.

    Me gusta

  6. 6 maribel abril 20, 2011 en 10:06 pm

    no te preocupes tanto de la sintaxis que nosotros te entendemos..¿como puedes haber escrito este post el lunes si yo lo he recibido hoy?????’ que venia paseando?????’ jajaja saludos

    Me gusta

  7. 7 Franciska abril 21, 2011 en 10:13 am

    Lo más preocupante de la exaltacion de un etarra suelto es qué contestar a los niños, a nuestros niños, cuando nos preguntan,-¿y si era un asesino,por qué le aplauden tanto? Soy y me siento vasca, y he tenido que contestar a esa pregunta espantosa. Me acuerdo que dije,.- Es que no era él el asesino, sino no le hubieran soltado,y como son su familia y amigos, estan muy contentos.!!!que espanto!!!, mis oyentes, tenian 8 y 9 años. Pero a los niños no se les olvida nada, y a la proxima, me dijeron,.- oye mira, han soltado a otro que tampoco era asesino……… apagué la tele y no contesté más . Ya no sé que contestar.

    Me gusta

  8. 8 Ángela abril 24, 2011 en 8:14 pm

    Algunos pecados quedan perdonados. Se convertería así en O.D. Otros… díficil.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: