Memorias de un bellaco

"Miente como un bellaco quien diga que hemos hecho recortes sociales"...

1

-La escritura es la vida –se dijo Julio-Lo he leído siempre, creo que hasta Jorge Semprún tituló así uno de sus libros.

Porque Julio, como buena parte de los que tienen el gusto de escribir, pensaba que era ya la hora de completar una novela. La gente cree que sólo es escritor el que escribe novelas. Así que él decidió escribir la suya, presentarla a algún premio y ganarlo para consolidar su biografía.

-¿Qué hizo Hemingway?-razonaba-Novelar su vida. Es verdad que yo no he estado de corresponsal en ninguna guerra, ni he cazado en África,  ni he subido al Kilimanjaro, ni he vivido los Sanfermines, ni he pescado en el Caribe, ni he conocido a Ava Gardner. Pero yo también tengo cosas que contar, caramba…

2

Julio sólo era un funcionario. Estuvo a punto de escribir: puto funcionario. Pero se frenó en las primeras líneas. Luego, si acaso, cuando se caliente el relato…Sólo era, escribió, un modesto funcionario. Obviamente había alentado sueños e ilusiones. Cambiar el mundo, hacer una familia, emprender un viaje de aventura…Pero en los últimos años todo se le había venido abajo.

Su mujer había sido despedida de su trabajo. Su hijo mayo también. La niña se había quedado embarazada y había perdido el cheque bebé por no haberlo concebido diez meses antes de que el gobierno suprimiera este premio. Su hermana había entregado el piso que creía haber comprado al banco que le concedió la hipoteca. No lo podía pagar., y así esperaba  saldar su deuda. Pero el banco la perseguía, porque no se conformaba con eso. Los buitres siempre quieren más.

Luego miró a sus bolsillos. Le habían congelado el sueldo. Le habían subido los impuestos. Le habían alargado el tiempo de cotización para poder jubilarse. Cada vez que paraba en una gasolinera imaginaba que la manguera era un lanzallamas que le iba a freír según llenaba el depósito de su moto. A la compañía eléctrica que le suministraba la energía le gustaba electrocutarle cada dos meses con una factura que ponía los pelos de punta. O gasearle, porque ahora también suministraba el gas.

-Y no te descuides, pequeño-creyó escuchar de boca de uno de los barandas de la energía- Porque aún podemos darle un par de vueltas más a tu escroto…

Le dio un escalofrío.

3

Finalmente pensó en su anciana madre impedida, sentada en su silla de ruedas mientras veía pasar su vida con la sempiterna mirada de alienadita inocente. Como muchos otros, esperaba que se pusiera en marcha ese Plan de Dependencia que no terminaba de llegar.

-¿Y qué escribiría Hemingway con este bagaje?- se preguntó.

Quiso ser optimista, y recordó que sus compañeras Virginia y Pepa, nivel dieciocho, se habían casado gracias  la legalización del matrimonio homosexual. Pero en conjunto le parecía una vida tan agobiante y oscura que  cuando terminó la novela no se atrevió a titularla.

4

Tuvo que ser el presidente el que, esta vez también, saliera en su ayuda. No otra cosa había sido su mandato de siete años: sólo servir a los más desfavorecidos, ampliar sus derechos sociales y repartirles los beneficios del estado del bienestar. Sembrar felicidad, en suma. Últimamente parecía ligeramente deprimido por la contumacia de las encuestas. Pero estaba en campaña, y con ondear de las banderas y el clamor de los pelotas y los palmeros se vino arriba.

-Miente como un bellaco quien diga que hemos hecho recortes- dijo en el mitin del día.

Y Julio, que lo escuchó por la radio, suspiró. Ya sabía que su novela habría de titularse Memorias de un bellaco.

Anuncios

7 Responses to “Memorias de un bellaco”


  1. 1 Acacia mayo 11, 2011 en 12:36 pm

    Buen título.

    Me gusta

  2. 2 Franciska mayo 11, 2011 en 3:46 pm

    Hoy he entrado ha hacer una fotocopia y el chico con coleta que las hacia le dice a un amigo.- ¿has visto mi moto?.!! Jode!
    ..dice el amigo !menuda moto!- si, porque total, como soy joven me lo puedo permitir… Eso ,( de repente he oido que salia de mi boca) ya que hay un poco de crisis, a gastar que son dos dias, porque no vas a llegar a mayor pudiendo hacerlo. Y de repente he pensado si el discurso del “bellaco” es que no lo entendemos.o que si toda la vida las generaciones nuevas han visto las cosas de diferente manera. Habria que volver a ser muy joven, tener coleta y una supermoto para entenderlo. La verdad ,me encantaria.

    Me gusta

  3. 3 maribel mayo 12, 2011 en 7:24 am

    buen titulo y buena historia……Que gran mentira es la politica eh???’ pero eso es lo que hay ….ME ENCANTARIA VER A LA MAYORIA DE LOS POLITICOS ÌNTENTAR SOBREVIVIR CON 1500 EUROS YA VERIAMOS SI PENSABAN EN RECORTES……SALUDOS

    Me gusta

  4. 4 Pemberton mayo 12, 2011 en 12:37 pm

    Lo malo de todo esto es que solo un millon y medio de votantes premian o castigan a sus elegidos ,el resto sigue votando al bellaco de turno aunque haya hecho meritos para desfenestrarlo.
    Hay demasiado conformismo …eso de a quien voy a votar? no me gusta pero es de mi cuerda.

    Me gusta

  5. 5 joselepapos mayo 13, 2011 en 9:15 am

    Maribel, ya les gustaría a muchos poder sobrevivir con la mitad de esos 1500€.

    Me gusta

  6. 6 Julio mayo 13, 2011 en 3:21 pm

    Pues yo, que también me llamo Julio, no cambiaría el título de mi biografía si lo intentara: “Memorias de un bellaco”¡ Con lo que me gusta a mí ese adjetivo de ‘bellaco”!. Me recuerda los tebeos de mi infancia: “El guerrero del antifaz” o “Roberto Álcazar y Pedrín”. Poder llamar a los los amigos “bellaco” reforzaba mi autoestima.

    Creo que el señor Zapatero tiene razón cuando dice : “Miente como un bellaco quien diga que hemos hecho recortes”. Él no ha hecho ningún ‘recorte’: él se dedicó a regalar 400 euros de la Hacieda Pública, a dar una prima de no sé cuántos miles de euros por traer al mundo ‘españolitos te guarde Dios”, pronto llegará cuando todos más o menos viviremos de la Dependencia, y no necesitaremos motos, ya se encargará de ello la gasolina…

    Él no miente: eso que llaman ‘recortes’, no los ha impuesto él. Lo ha hecho la malvada Frau Merkel que se encarga de esas cosas. Ella es la ‘bellaca’, él no es más que un ‘mandao’.
    A ver si lo respetan

    Me gusta

  7. 7 Atticus 444 mayo 16, 2011 en 9:32 am

    Fue un honor corto pero muy instructivo compartir ave con el autor de este blog.
    Tiene pues, un seguidor del mismo por los siglos de los siglos
    Atticus 444

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,192 hits

A %d blogueros les gusta esto: