Nociones de ética con ZP al fondo

Antes lo podía todo. Ahora no se sabe si podrá aguantar el irresistible cariño de los suyos...

1

Quien bien te quiere te hará llorar, pensó Adelina mientras repasaba los ejercicios de sus alumnos. Ética, les tenía que enseñar ética. Cómo se comía eso en la sociedad actual. Miraba de reojo el telediario y veía a su antiguo amigo José Luis ojeroso y en ese papel, tan difícil de interpretar, de esfinge inasequible al desaliento. Pobre, él cree que su temple de estadista debe estar por encima del bien y del mal. Del mal en este caso. Pobre, él cree que lo seres humanos somos químicamente puros.

El montón de ejercicios corregidos la desalentaba. A tenor de ellos era evidente que las nuevas generaciones podían pasar de la ética. Apagó el televisor y puso la radio. Aún era lo bastante capaz para corregir ejercicios y escuchar al mismo tiempo lo que los políticos críticos y los líderes de opinión decían del que fue su compañero en la facultad.

-Zapatero es un cadáver político que se niega a ser enterrado-dejó caer uno citando a Luis María Ansón.

No era partidario el tal Luis María, como el cura aquél del chiste que tampoco era partidario del pecado. Pero lo malo es que luego asomaron partidarios de verdad, conspicuos compañeros de viaje que ahora marcaban distancias. Nombres como Barreda, Fernández Vara, Pachi López. Y Joaquín Leguina, que le atizaba inmisericorde como si  nunca hubiera tenido que ver nada con el cadáver.

Y tuvo que recurrir a la sabiduría refranera de su abuela. Quien bien te quiere te hará llorar.

2

Su amiga  Dolores estaba enamorada de él, le veía el más guapo de la promoción. Y encantador.

-Siempre te dice lo que quieres escuchar. Y con esa caída de ojos de Bambi indefenso…-suspiraba- Qué ternura.

Tampoco era para tanto, creía Adelina. Ella también salió con él, y siempre recordó que le dejó desconcertada. El chico tenía buena planta, y trataba de ser encantador a toda costa. Pero treinta y dos años después aún no sabía si sus ojos claros y su sonrisa forzada ocultaban a un malvado disfrazado de redentorista laico o a un Forest Gump con muy buena labia.

Nos parábamos a tirar piedras en el río y él me decía con palabras preciosas que quería cambiar el mundo, recordaba Adelina. Eso sí, acababa empalagando, y ella no podía ocultar que siempre le pareció un cursi.

3

Sus alumnos seguramente no sabían lo que significaba la palabra cursi. Y tampoco aportaban nada deslumbrante respecto a la actitud del ciudadano ante el poder, que era el tema de los ejercicios que corregía. Sólo una alumna llamada María Eugenia se había atrevido a escribir algo que Adelina subrayó con su lápiz rojo: el ciudadano y el político deben ser críticos con el poder incluso cuando éste gobierna con la opinión pública a su favor.

Hizo un alto, suspiró. Bebió un sorbo de su taza de café y desvió su atención por unos instantes hacia las tertulias que vomitaba la radio matinal. Al cadáver ansoniano no lo podían enterrar, pero los analistas habían sacado sus escalpelos y lo despedazaban sin piedad.

-Caray con los forenses…-se dijo- ¡Si son los mismos que  babeaban cuando le veían como el híbrido perfecto entre Gandhi y el Ché!...

4

Se acordó del coro de las ministras adoradoras del estadista alicaído. De sus artistas oportunistas y aduladores. De los plumistas especialistas en hagiografía. De los palmeros que jaleaban las extravagancias y los brindis al sol del figura. De los políticos que ponían su partido a los pies del nuevo mesías por un plato de lentejas. Con chorizo, por supuesto. De los chantajistas, de los pelotas y de los cínicos que antes hacían la ola al líder y ahora se desmarcaban de él como de un apestado.

-Qué voluble y miserable es a veces la condición humana- pensó recordando a su amigo de juventud.

Adelina le concedió un 9 a María Eugenia y dio por terminada la corrección de los ejercicios. A continuación se puso a trabajar en su tesis doctoral, en la que trataba de la pleitesía ante el poder y del efecto untuoso y paralizante que este ejerce incluso en las sociedades más avanzadas. Casualmente, en los campos que aún rodeaban el bloque de apartamentos donde vivía pastaban las ovejas. Y hasta los oídos de Adelina llegaban unos balidos que le parecían más expresivos que nunca.

Anuncios

3 Responses to “Nociones de ética con ZP al fondo”


  1. 1 maribel mayo 28, 2011 en 9:55 am

    que facil es hacer leña del angel caido!!!!! aun no siendo santo de mi devocion la verdad esque ni antes era tan perfecto ni ahora tan mier…. bueno esa es la gran mentira de la POLITICA saludos

    Me gusta

  2. 2 Pemberton mayo 28, 2011 en 10:26 am

    Esto es la vida misma.
    Cuando puedes “dar algo” eres intocable pero cuando ya no puedes repartir mercedes empiezas a no interesar .
    El telefono dejara de sonar y empezaran a crearse inmensos huecos en su carnet de baile…este es el final que por fin parece que se esta produciendo.
    El que esta arriba, el guapo y delgado, el admirado, el respetado, el ganasdor etc etc tiene que asumir que el zenit de su exito es siempre un punto de inflexion para empezar a dejar de serlo.

    Me gusta

  3. 3 Zoupon mayo 30, 2011 en 12:20 pm

    Las ratas abandonan el barco. Pero el barco tiene que saber que eso es ley de vida precisamente porque antes que barco seguramente también fue rata.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,201 hits

A %d blogueros les gusta esto: