Películas pequeñas

Para hacer una crítica de una película, pequeña o grande, no hace falta hacer un alarde de erudición1

De vez en cuando los críticos de cine descubren una película pequeña. No se trata de un cortometraje, ni de cine para niños. Tampoco de un filme necesariamente de producción barata, por más que en la mayoría de los casos así sea. Llaman así a las películas sin pretensiones, amables, fáciles de ver y de entender. De las que no buscan hacer filosofía ni revoluciones, arreglar el mundo o contribuir a la náusea universal fustigando nuestras conciencias. A lo sumo, fina ironía y sátira que se queda en cosquillas.

No suelen firmarlas cineastas de renombre, y raramente actúan en ellas actores oscarizables. Nos cuentan la vida de un guardagujas, los amores de una peluquera o la vida en un aburrido pueblo de Gales o en un cuartelillo de la Guardia Civil.. Salen actores gordos, ancianos que cultivan sus flores y hortalizas con verdadero mimo, señoras cocinando salchichas, trenes de cercanías,  niños que tiran piedras al río, conflictos de portería y demás cuadros costumbristas que, por puro contraste con el mundo que podemos ver diariamente a través de los medios, provocan la sonrisa y despiertan la ternura. Tras muchas de esas películas pequeñas  hay talentos notables, y generalmente bastante más sensibilidad que la que necesitan Oliver Stone  o James Cameron para arrasar con sus superproducciones.

Es bueno interpretar igual nuestros días. Cada despertar viene a ser una película, y últimamente al bloguero no le alivian más que las películas pequeñas.

2

Ayer se encontró en el supermercado a Homper, que metía en su carrito dos cartuchos de Filipinos.

-Nunca imaginé que una simple rosquillita de galleta bañada en chocolate me pudiera suponer tanto- se excusa como si aún fuera un niño.

El Hombre Perplejo es un alter ego disciplinado. Sostiene que lo que ve y escucha cada día del mundo alrededor  la hace sentirse en el epicentro de un cataclismo,  y que sólo busca sus particulares películas pequeñas para seguir manteniendo la afición a la supervivencia.

-A Dios me lo escondieron entre brumas. A la patria me la borraron. La política y la economía, a las que adorábamos como si fueran el becerro de oro, se derrumban tal que un castillo de naipes. Al amor me lo ha bastardeado el egoísmo de este ser humano que se cree el rey del mambo. Ya sabes, tantos derechos le han hecho perder el oremus. Y ahora, con lo de Grecia, hasta la democracia parece haberse vuelto gilipollas.

El día le ha deparado, amen de otras malas noticias, un insulto a la dignidad llamado Txapote y el referéndum de Papandreu, una buena solución para que el pueblo griego pegue patadas a la desvergüenza  de sus políticos en el culo del resto de Europa.

-Ya ves –concluye a la manera de Groucho Marx- Cuanto más conozco a la especie humana, más necesito la droga de mis Filipinos.

3

El bloguero agradece tanto las películas pequeñas como las críticas pequeñas. Sobre la función de la crítica se han escrito muchos libros,  pero ahora que se redimensiona todo, bueno sería que los plumillas que se ocupan de este menester  recordaran que una de sus funciones es guiar al ignorante.

El bloguero reconoce que una de sus  contadas claudicaciones al sadomasoquismo es leer las críticas de cine en EL PAÍS. A excepción del valiente Carlos Boyero no hay ni uno solo de su equipo de críticos que desperdicie la película más tonta para dejar un poso de su sabiduría en un ensayo que se adentra en muchos laberintos sin aclarar al final si la película es buena o mala, divertida o aburrida, para frívolos o para torturados, para verla en compañía de de niños o mejor con  gerentes de pompas fúnebres. Desesperantes. El marqués de Betanzos, que fue quien inventó el neologismo de eruditos a la Googleta, les diría  ahora a estos cátedros eruditos a la claqueta.

Afortunadamente hay en la red otros críticos sin pretensiones que hacen de la síntesis y la claridad su norma. Busquen la web de El cine según Atticus y descubrirán con Pepe García Berdoy muchas películas, grandes o pequeñas, comentadas con sensibilidad y con criterio. Another year y Criadas y señoras han sido dos de sus últimas recomendaciones más que atinadas. En tiempos de zozobra, nada como zambullirse en la fábrica de sueños sabiendo que el sueño va a ser de nuestro gusto. Fuera, en la vida de verdad, hace demasiado frío.

 

Anuncios

8 Responses to “Películas pequeñas”


  1. 1 José Ramón noviembre 4, 2011 en 12:13 am

    Intentaré ver estas dos películas que dices que dice Pepe García Berdoy.
    (Por cierto: Carlos Boyero me gusta mucho).

    Sobre la crítica, el otro día escuché en RNE, en el programa de Pepa Fernández, una frase muy buena de Rafael Azcona.
    Se suele decir que el crítico es un novelista frustrado (hablando de literatura. Puede traducirse a cine: un director frustrado). No recuerdo quién decía, por el contrario, que el novelista es un crítico frustrado.
    Y Rafael Azcona decía que el crítico es un crítico frustrado.

    Me gusta

  2. 2 Zoupon noviembre 4, 2011 en 12:35 pm

    José Ramón, también vale que un frustrado es un crítico crítico

    Me gusta

  3. 3 maribel noviembre 5, 2011 en 8:51 am

    entre criticos y politicos y malos rollos por todos los lados han conseguido que me haga del AUDIOLIBRO y asi entretengo mis largos dias de trabajo(gracias a dios por tenerlo) saludos

    Me gusta

  4. 4 Pepe Garcia-Berdoy (Atticus 444) noviembre 5, 2011 en 8:59 pm

    No tengo palabras y mi agradacemiento llega al infinito y mas alla para agradecerle maestro su mecion a mi blog. 444GB
    A mi tambien me encanta Boyero, creo que el que mas y con el que mas coincido

    Me gusta

  5. 5 Paco Cuenca noviembre 8, 2011 en 10:29 am

    Remitirnos a las críticas de García-Berdoy es un acierto propio de alguien generoso e ilustrado como usted.

    (Pepe, te he incluido en mi symbaloo -ver symbaloo, me temo- entre mis favoritos)

    Gracias, Don Luis.

    Me gusta

  6. 6 Pepe Garcia-Berdoy (Atticus 444) noviembre 8, 2011 en 9:14 pm

    MMM gracias Paco Cuenca…un honor de verdad
    Atticus 444

    Me gusta

    • 7 Paco Cuenca noviembre 9, 2011 en 8:03 am

      No es nada, Pepe.
      Está previsto que en mi web haya enlaces (de esos que uno pretende recomendar). Uno será el tuyo.
      Buen día, buen cine, buena vida.

      Disculpe, Don Luis, esta charla casi privada en su jardin (no vaya a ofuscarse, también a usted le queremos y también he pedido que enlacen su duende).

      Cambio y corto.
      Paco Cuenca

      Me gusta

  7. 8 Ángela noviembre 10, 2011 en 7:41 pm

    Nos apuntamos las recomendacinoes de Atticus. Mil gracias por compartir.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: