Feliz como el pavo que indultó Obama

En el campo donde el Duende pasaba las vacaciones de su infancia había ua tropa de pavos. Había que criarlos con mucho mimo: a los pavos pequeños, por ejemplo, no se les alimentaba con cualquier cosa. Se les suministraba leche cuajada con hortigas. Luego, de adultos, los pavos paseaban por el encinar y se ponían morados de bellotas. Pobres, finalmente se les asaba con manzanas, castañas y mucho coñac y estaban buenísimos.

A los pavos les gustaba pasearse en comitiva, con los machos al frente, que se vez en cuando se inflaban orgullosos y lucían su ridícula cascada de moco rojo que les colgaba como un chorro de gelatina por encima del pico. Parecían la corte de los Austria -por lo negro del plumaje- camino de una coronación. Orgullosos. El jefe de la comitiva cacareaba -no recuerda uno que exista palabra específica para el canto del pavo- y los demás le coreaban como unos pelotas. Al Duende le divertía mucho aquel desfile. Entonces imitaba el canto del pavo jefe, y la tropa le respondía como si en la realidad lo fuera.

El Duende es tan mayor que recuerda a los pavos en el mercadillo de la Plaza Mayor. Los madrileños compraban allí su cena de Nochebuena, como si los pavos de verdad fueran figurillas de nacimiento.Luego venía el sainete tgragicómico de la degollina: alguien tenía que ejecutar al pavo en casa. A veces el pavo rebelde se escapaba de las manos del verdugo y salía corriendo por el pasillo con la cabeza colgando y dejando a su paso un reguero de sangre. Todo muy goyesco, muy solanesco, muy de Berlanga. En una de las primeras películas del gran director valenciano se veían estas escenas de la Navidad de entonces.La película era tan tierna y tan ingenua que se titulana Felices Pascuas, ahora que hasta los católicos fetén olvidan el origen religioso de la celebración y felicitan “las fiestas”. ¿De qué fiestas se trata?, pregunta uno. ¿Tanto molesta la Navidad?

Más tarde se enteraría el bloguero de que los norteamericanos anticipan este ritual navideño el Día de Acción de Gracias. Los estadounidenses se comen ese día pavos grandes como avestruces, quizás para que quede claro que a pesar de las crisis siguen siendo la primera potencia mundial. Y de esa sacrosanta fiesta que tan magníficamente pintó Norman Rockwell y tantas veces hemos visto en el cine, lo que más le impresiona al Duende es que el presidente abandone por un momento sus altísimos quehaceres y que indulte a un pavo elegido no se sabe cómo entre todos los pavos de los estados de la unión.QUé privilegio.

Bueno, pues todo esto es para decir simplemente que en vísperas de la Navidad de 2011 el Duende se siente como el pavo indultado por Obama. Con la misma cara de pavo que tanto sorprende a los que le conocen, que, no sin razón, le consideran generalmente un tipo frío e inexpresivo. Pero también con la felicidad interior de sentirse librado de los males de nuestro tiempo. Libre de la enfermedad, libre del paro,libre del desánimo,libre de grandes depresiones. Sólo prisionero de afectos o amores de distinto matiz a los que quizás no sabe corrresponder precisamente por ser como un pavo Y, pese a las triquiñuelas de la informática, centro aún de la mirada de algunos amigos blogueros que todavía se aventuran a leerle.

Debería de confesar paladinamente que él si que puede sentir una Feliz Navidad, y que le gustaría que todos los que le felicitan en sus comentarios vivieran al menos algo parecido. Debería decirlo sin timidez, con alegría y firmeza, como anunciaron los ángeles aquéllo de paz a los hombres de buena viluntad Pero ya lo ha recordado varias veces: es tan pavisoso y está tan sorprendido por la serenidad de su estado de ánimo que no es capaz de ser más elocuente que el pavo indultado por el presidente de Estados Unidos

Pues eso: Feliz Navidad les desea un pavo afortunadamente indultado.

Anuncios

10 Responses to “Feliz como el pavo que indultó Obama”


  1. 1 lola diciembre 23, 2011 en 10:07 am

    ¿Pavo, frío, inexpresivo? ¡Vaya! Ya me decía yo, que había truco. El Duende que tuve la ocasión de cruzar en mi camino debió ser un impostor, o puede que conociese solamente el relleno del pavo. O, tal vez sea sencillamente que más allá de lo que ven mis ojos tengo por costumbre mirar a través, nada es lo que parece. Me alegra leerte feliz duendesillo.

    Me gusta

  2. 2 Zoupon diciembre 23, 2011 en 10:27 am

    A eso no nos van a ganar los yankis, porque no era Obama, pero el presidente saliente sabía un rato de indultar pavos (el pavo aquel de Banesto, los pavos de Azucarera Ebro…), y bien gordos y orondos que se pasean ahora por la camplña, glugluteando felices…(al parecer, los pavos gluglutean)

    En todo caso, me alegra mucho que el Duende, que es tan sabio y generoso, siga indultando la esperanza cada día para que no acabe finalmente ejecutada. Y lo mismo debiéramos hacer los que con devoción seguimos este blog.

    Muy feliz Navidad, de corazón
    os desea a todos Zoupon.

    Me gusta

  3. 3 franciska diciembre 23, 2011 en 3:26 pm

    Cuando eramos pequeños, efectivamente, llegaba a casa el pavo vivo, , y una cocinera muy bruta lo mataba, no nos dejaba pasar de la puerta a los niños que veíamos el asesinato con gran morbo, ya se sabe, los niños son terribles.
    Quizá los afectos sea lo único que queda después de todo lo demás aunque unos parezcan pavos .
    FELIZ NAVIDAD A TODOS

    Me gusta

  4. 4 Douce, diciembre 23, 2011 en 7:19 pm

    Es un placer encontrar por este mundo pavos ‘indultados’ y liberados de ciertos males de este tiempo y es una suerte encontrar por estos pagos los que van compartiendo esos regalos. Ya los antiguos decían algo así como que ‘lo bueno tiende por naturaleza a ser expansivo’ (diffusivum sui)

    Es un regalo encontrarse a estos ‘pavos’

    Desde la isla: Que siga así siempre, es el deseo de un Náufago y su becaria

    Me gusta

  5. 5 Ángela diciembre 23, 2011 en 8:23 pm

    Precisamente lo que no nos gusta de la Navidad, es el recuerdo de la que ya no volverá. Y eso que algunos se molestan mucho en que se parezca. Pasadlo muy bien esta noche, os echaré de menos a todos.

    Me gusta

  6. 6 José Ramón diciembre 23, 2011 en 9:32 pm

    Feliz Navidad a todos los compañeros del bosque del duende.
    Enhorabuena, Duende, por tu beatitud de pavo indultado.
    (PD.- Me encanta Norman Rockwell)

    Me gusta

  7. 7 Pemberton diciembre 24, 2011 en 8:21 am

    Pues tienes toda la razón .
    Muchisima felicidad y paz para esta Navidad
    te desa este bloguero que agradece revivir
    con tus historias las misma épocas pasadas y que ahora también disfruta de muchos nietos.
    En mis años de vivir en directo el día de Accion de Gracias en Atlanta siempre había alguien de mi oficina que me contaba la misma historia sobre los primeros peregrinos y el My Flower, daba gusto oirla una y otra vez.
    Y dicho sea de paso el Pavo Amaricano el famoso “butter ball” esta riquisimo.
    Lo dicho Feliz Navidad a Todos

    Me gusta

  8. 8 El Duende de la Radio diciembre 24, 2011 en 9:54 am

    Sigo peleando con mi servidor, y post me sale como me sale, lleno errores ortográficos y tipográficos que me crispan, peo que tengo que soportar. Disculpad si no los corrijo: tengo que echarme a la calle para cumplir con la Navidad.

    Me gusta

  9. 9 Charivari diciembre 24, 2011 en 1:43 pm

    Que paséis todos una Navidad llena de cosas buenas y que el año 2012 no sea “la fin del mundo” pues -a pesar de lo pesares- para irnos al otro barrio siempre hay tiempo.

    Me gusta

  10. 10 Ángela diciembre 26, 2011 en 9:00 pm

    Y hablando de pavos, creo que hay uno de Cascajares, que sólo hay que calentarlo, y cuela.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,193 hits