La belleza que te corresponde

Algunos hombres, quizás un tanto raros, empezaron a notar que las mujeres que saben cumplir años con naturalidad no pierden su encanto...

1

Mi amigo me dijo que su padre había dicho basta. Ya estaba harto de trabajar y de ganar dinero, así que iba cumplir su gran sueño. El veterano y afamado doctor Ivo Abella Se embarcaría con su novia y con su inseparable amigo y gran navegante  Michel Pataque para dar la vuelta al mundo en velero.

Mi amigo César no tenía muchas ganas de hacerse cargo de la clínica. Una cosa es ser cirujano plástico al lado de un divo como su padre y otra el reto de convertir a todas las damas maduras y adineradas de la ciudad en perfectas muñecas de biscuit. Desde el pelotazo que supuso la transformación de la ex vicepresidenta de gobierno, el negocio de la clínica se había disparado, y ahora su padre se quería cortar la coleta y ponerlo en sus manos.

Menuda responsabilidad. Según sus cálculos no debían de quedar muchas patas de gallo, ni labios, ni bolsas, ni ojeras, ni lorzas, ni pechos por arreglar. Y me dijo que las mujeres jóvenes no envejecerían a la velocidad suficiente como para  mantener la progresión de las ganancias. Su padre quería divertirse, aprovechar sus últimas reservas de testosterona, soltar amarras y evadirse. Dijo que no quería saber nada de la marcha de la clínica, que César y el resto de su equipo lo harían estupendamente.

Aunque, como todos los ricos sobrevenidos súbitamente, en el fondo esperaba que a su regreso del año sabático su heredero  le hubiera hecho multimillonario.

2

Mira que valía mi amigo César. Era el más listo del colegio, fue el más brillante en su carrera, ganó becas y premios extraordinarios, arrasó en el doctorado y perfeccionó sus prácticas trabajando dos años con el famoso doctor Knother, un famoso quiruplástico canadiense que según las malas lenguas había modelado las momias vivas más bonitas de la época dorada de Hollywood. Su padre confiaba ciegamente en el hijo preclaro. Pero caramba con el compromiso que le endosó. Yo jamás entenderé cómo lo consiguió, pero mi amigo lo cumplió con creces. El  primer día que su padre volvió a la clínica después de haber dado la vuelta al mundo en barco y de despedirse de su última novia  se quedó pasmado con los resultados aparentes. Porque al pasar ante la sala de espera pudo ver a un tropel de mujeres maravillosamente  retocadas por él que hojeaban ejemplares de Hola mientras guardaban pacientemente su turno.

-¿Qué hacen estas mujeres aquí? –preguntó a la recepcionista confundido- ¡Si estaban encantadas con lo que les hice!…

3

La recepcionista se excusó con un gesto. Estaba tan ocupada que no podía atenderle. El teléfono no paraba de sonar, ni ella de dar citas para la consulta. Como César estaba en el quirófano, el viejo doctor aprovechó el entretanto para que el contable le pusiera al día de la cuenta de resultados. Eran magníficos. Cuando mi amigo salió de operar, y después de abrazarle efusivamente, César le contó el secreto de su éxito. Parece ser que después de que todas las mujeres  retocadas deslumbraran con su new look, a los hombres de la ciudad les empezó a fatigar el modelo de maciza plastificada, protuberante y de morritos que había hecho sido marca de la casa. Sorprendentemente en algunos de ellos incluso se registraban rasgos de sensibilidad, como si en lugar de importarles sólo el continente de sus esposas, novias o amantes les importara también el contenido. Y  tanto había degenerado el macho ibérico tradicional que muchos caballeros incluso veían más encanto en las mujeres que sortean con gracia y naturalidad los años que en aquellas que pactan su eterna juventud con el diablo del bisturí. Increíble, pero cierto.

-El tuyo fue un trabajo magistral –le dijo César a su padre- Las dejaste con palmito tan perfecto, tan artificial, tan iguales entre sí y tan falsas, que ellas mismas regresan para que las estropeemos un poco y recobren su personalidad. Una patita de gallo, una discreta arruguita en el lugar oportuno y vuelven a confiar en su poder de seducción….

El padre comprendió que, además de un gran cirujano plástico, César era un maestro de la psicología y un genio del marketing. Cuando ambos salieron y atravesaron juntos el jardín, los rayos del lubricán patinaban en dorado el cartel publicitario que anunciaba la clínica.. Aquí también se notaba lo que valía mi amigo, pues junto a las palabras Clínica Abella, Cirugía Plástica, había añadido este slogan: Mantenemos la belleza que te corresponde.    

Anuncios

9 Responses to “La belleza que te corresponde”


  1. 1 Zoupon febrero 10, 2012 en 12:39 pm

    La persona de la foto me suena un montón….hum, creo que se dedicaba a la política…..sí, recuerdo que salió del Gobierno de su país de una manera que no le gustó….pero ese pelo, no me acaba de encajar….¡sí, ya lo tengo!¡Es Berlusconi!

    Me gusta

  2. 2 El Duende de la Radio febrero 10, 2012 en 4:14 pm

    Zoupon, te compro un comentario para cuando caiga en la próxima depre.

    Me gusta

  3. 3 begoña febrero 10, 2012 en 4:26 pm

    Ja,ja,ja…. Zoupon eres único. Yo creía que era Tina Turner.

    Me gusta

  4. 4 Pemberton febrero 11, 2012 en 9:45 am

    Y lo peor es que se ha gastado en retoques todos los ahorros y amenaza con volver al tajo para llenar la hucha de nuevo sirviendo a España desde su partido.

    Me gusta

  5. 5 franciska febrero 11, 2012 en 11:25 am

    Parece que no conoceis a las mujeres, “ande yo caliente y riase a gente”. Ella se ve divina y tan contenta, lo mismos que todas las o los que necesitan hacerse “retoquillos”, unas veces se mejora y otras se puede meter la pata, como todo en la vida. Esto como decia un medico, “no son matemáticas”.ni esto, ni los presupuestos del gobierno, ni lo que esperamos de las personas queridas, ni lo pasa con nuestros hijos, ni esto, ni esto ,ni lo de más allá…………….

    Me gusta

  6. 6 Clara febrero 11, 2012 en 1:25 pm

    Aunque la mona se vista de seda…

    Me gusta

  7. 7 maribel febrero 12, 2012 en 11:01 am

    JAJAJAJAJA PERO QUE VERDADES MAS GRANDES HABEIS DICHO….jajajajaj me quedo todas las frases ………besos

    Me gusta

  8. 8 Zoupon febrero 14, 2012 en 11:48 am

    Querido y admirado Duende, en materia anímica soy tu deudor ad aeternum.

    Me gusta

  9. 9 Adela febrero 15, 2012 en 1:53 pm

    Pues yo la veo mejor que con el pelo de punta, aunque me sigue recordando a un “palomo” (ahora “palomo real)… no se, esto de la cirugia parece una especie de epidemia y en las mujeres es llamativo porque se parecen todas, pero los hombres no quedan atrás, pectorales, liposucciones etc, personalmente lo que me llama más la atención son las chicas jovenes que ya se hacen retoques y el tema de los labios, es brutal a quien le gusta esos labios? quedan paralizados y con el tiempo parece que tiene volantes, mirad a Belen Esteban cuando come, parece que se le va a escapar el contenido de la boca, no lo quiero ni pensar!, me produce desasosiego, de hecho… un dia soñé… que me pasaba eso de los labios por error, fui al dentista y me dijo que no me pasaría nada, al llegar a casa me miré en el espejo y mi boca crecía por segundos, se me veían todas las encias y tenía esos volantes, mi boca parecía una nube (como las que dibujan los niños pequeños), me puse carmín rojo a ver si la disimulaba!…y no la podía cerrar, me fui corriendo a ver a mi madre para corroborar lo que ella pensaba a ver si me tranquilizaba y al decirme se te pasará con cara de horror empezé a tener taquicardia maldiciendo al dentista y me desperté sudando con una congoja terrible , no se que diría Freud al respecto, prefiero no saberlo 🙂 .

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,193 hits

A %d blogueros les gusta esto: