Yo soy dos tontos

1

Yo era madrileño, y lo que he visto me ha hecho doblemente madrileño –piensa Homper mientras se afeita ante el espejo-Nacido en Madrid y hecho mayorcito en la comunidad autónoma de Madrid.

No sabía muy bien para qué había que ser de la autonomía de Madrid. A los de Madrid casi nos daba igual ser de Madrid que de Albacete. Aparte de los castizos de salón, pocos alardean de la condición de nacidos en el foro. Las más de las veces se nace en Madrid  porque hay que nacer en algún sitio, y aquí dejan nacer a cualquiera. Luego se vive, se pasea en primavera o en otoño por el Retiro o por los jardines de Aranjuez y hasta se le coge gusto a la ciudad y a la provincia.

Pero vino la fiebre autonomista, aquello de culo veo, culo quiero, y mariquita el último y hale, a inventarse una comunidad autónoma, una nueva bandera roja con estrellitas blancas, un himno que no conoce nadie y a sacar pecho. Además del Madrid de Carlos III, de Mesonero Romanos, de Chueca, de Arniches y de Gómez de la Serna, ahora teníamos el membrete de madrileños autonómicos. Jó qué gustirrinín, ¿no?

Aunque luego hablé con amigos que además de murcianos eran murcianos, otros que además de asturianos pasaban a ser ciudadanos del principado de Asturias, canarios duplicados por su autonomía y logroñeses que se sentían a gusto como tales, aunque ahora fueran riojanos, y me dijeron que no era para tanto.

2

Ya se sospechaba que un gobierno central más diecisiete gobiernos autonómicos más diputaciones y ayuntamientos eran mucho mantel para tan poca merienda. No era cosa de hacer arqueología con el espíritu de Isabel y Fernando, ni nostalgia imperial del haz y las flechas, pero algunos se preguntaban si por aquello de las economías de escala no hubiera resultado más práctico seguir administrando los servicios esenciales de la comunidad nacional desde el estado central.

Ahora viene Esperanza Aguirre y reconoce una verdad palmaria: el estado de las autonomías se inventó para reconducir a los nacionalismos históricos e intentar mantener a Cataluña, País Vasco y Galicia en buena armonía dentro del estado español. No ha servido para eso. Item más: alguien decidió que café para todos y ahora, además de cornudos,  los gobiernos autonómicos nos han dejado arruinados.

Se veía de venir- dice Homper emulando al pueblo soberano- Como lo de una Unión Europea alegre y confiada, que derrama el cuerno de la abundancia sobre los pigs y no marcó desde el principio las normas de control sobre la economía de sus  miembros. Como el despelote de la banca, como la dictadura de los mercados…¿Pero no están para esas cosas los que dicen saber? ¿No se preparan para eso los  políticos? ¿O es que no se leen los papeles antes de ser elegidos por los que no sabemos de esas cosas?

Y recapitula el Hombre Perplejo: yo era español y ahora soy europeo, español, madrileño, doblemente madrileño y engañado.  O, como escribió Alberti en uno de sus poemas gamberros, Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos.

 

Anuncios

6 Responses to “Yo soy dos tontos”


  1. 1 jcnieto abril 12, 2012 en 8:32 pm

    Desafortunadamente así son los hechos y también las realidades. No se trata ya de ser doble, triple, cuádrupe, los que por azares de la vida hemos sido castellanos, gallegos, cantabrones, europeos y más gilipolleces.

    Soy ‘quíntuplemente’ tonto y no me daba cuenta, pero lo sospechaba

    Me gusta

  2. 2 Rosi abril 13, 2012 en 9:35 am

    Lo siento, pero no estoy de acuerdo, qué pasa que cuando los padres de la patria redactaron la constitución de 1978 estaban todos borrachos? que sólo lo hacían para que los vascos y catalanes no se pusieran gallitos? donde estaba Esparanza Aguirre entonces? por qué no dijo nada? las autonomías me parecen bien , lo que no me parece tan bien es su desmadre , gasto y corrupción . Eso es lo que habría que controlar desde el gobierno. A ver qué hacen…

    Me gusta

  3. 3 El Duende de la Radio abril 13, 2012 en 10:30 am

    Rosi, vienes a confirmar la tesis del pobre Homper. Tampoco Esperanza está exenta de responsabilidades (aunque no fue ni “padre” ni “madre” de la Constitución), pero al menos tiene el valor de reconocer que el invento no funcionó desde el momento en que que creó un reino de taifas
    sin mecanismos de control. Los resultados, a la vista están. El sistema ha levado el egoísmo a escala regional: a mí que me den lo que les he vendido yo a mis votantes y que los demás se apañen como puedan. Y si aumento el déficit con la bvenia del baranda de turno, el que venga detrás, que arree.

    En todo caso en lo que Homper, yo y muchos más estamos de acuerdo es que, al margen de las “autonomías históricas”, pocas regiones había cuando se elaboró la Constitución que consideraran indispensable tener un gobierno autonómico. A mí personalmente la identidad autonómica de mi pueblo no me dice nada, y me encanta que a los madrileños nos traiga al fresco “el hecho diferencial”. Entre otras cosas, porque no se cuál es.

    Me gusta

  4. 4 Rosi abril 13, 2012 en 10:58 am

    Creo que Madrid es la excepción que no confirma la regla, vete a preguntar alas otras autonomías.

    Me gusta

  5. 5 Charivari abril 13, 2012 en 11:54 am

    Un desastre me pareció a mi lo de las Auntonomías desde el principio, y a la vista está el desmadre. La duplicidad de funciones es una de las sangrías principales de las arcas del Estado pero nadie está dispuesto a organizar pensando en el bien común, que a más de uno le suena a cosa de iglesia y catecismo…
    Me encanta la gente de Madrid que pregunta de dónde eres por mera curiosidad o por hacer conversación sin que le importe qué parcela de cielo viste primero.

    Me gusta

  6. 6 Violette abril 13, 2012 en 11:05 pm

    UUFFFFF… ¡qué pereza! tener que econtrar con la que está cayendo mi identidad diferencial. Nací en Bilbao, vivo en Madrid, soy española, pertenezco a Europa y me siento ciudadana del mundo. Creo que por este simple o complejo motivo, me jo…roban por todoos los lados. ¿Me puede decir alguien qué tengo que hacer para remediar la situación? Fuera las autonomías. Sí solo se puede mantener una casa, es absurdo tener cinco.

    Respecto a los póliticos, creo que el gobierno tenía que haber leído la letra pequeña del cotrato antes de hacer una campaña electoral tan contundente: NO; A LA SUBIDA DE IMPUESTOS (toma ya). ¿No sabían que estabán comprando un Rolex a un chino?

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,201 hits

A %d blogueros les gusta esto: