Las lágrimas de Juanín Patriota

Cuando Juanín Patriota despertó advirtió que aquel 2 de julio no era un día cualquiera, y merecía algo especial. Así pues, se dispuso a ordenar su pensamiento de tal forma que todo lo que de él saliera llevara el inconfundible sello de la originalidad.

-Hemos hecho historia –pensó.

Cuando quiso fundamentar por qué habíamos hecho historia tuvo bien claro que ninguna selección nacional de fútbol había ganado consecutivamente el Campeonato de Europa, el Campeonato del Mundo y, de nuevo, el Campeonato de Europa.

-Somos los mejores de la historia- añadió a su lista de grandes pensamientos originales.

Juanín Patriota advirtió que este segundo pensamiento se derivaba del anterior, pero no era exactamente igual. Creyó que, como segunda frase al tomar el café mañanero en el bar, iba a acrisolar aún más el acreditado patriotismo de su apellido.

-Hemos conseguido la triple corona– dijo esta vez ante el espejo, golpeándose el pecho como si él mismo fuera el rey del mambo.

El cuarto pensamiento le obligó a transformarse. Se pintó rayas rojas y amarillas en las mejillas, se enfundó la camiseta barata que le habían regalado en el hiper al comprar un salchichón y dando saltos como un mono repitió una bellísima y afinadísima canción que había escuchado ya en algunos de los hinchas de la Selección.

-Yo soy español, español, español, español…

Finalmente, consciente de que así redondeaba un ideario de autosatisfacción completo para afrontar las dificultades de la crisis, pensó también lo que a ningún político, ningún periodista y ningún medio de comunicación se le ocurriría el día después de haber ganado la Selección de Fútbol de España su glorioso triplete.

-Y ahora tenemos que disfrutarlo.

Juanín Patriota se miró detenidamente en el espejo del ascensor y no se encontró ni más alto, ni más guapo ni mucho menos más rico que antes de haber hecho historia. Tuvo que ir a la farmacia a por un ansiolítico de pago. Luego recordó que en unos días le volvían a subir la luz, y probablemente también el IVA, y que mientras España ardía en fiestas por el éxito de la Roja en la comunidad de Valencia ardía de verdad una extensión de hasta cuarenta mil campos de fútbol de naturaleza.

Para subrayar su originalidad, a Juanín Patriota se le saltaron las lágrimas. Aunque, a pesar de la euforia que respiraba su país, no tuviera muy claro si eran de alegría o de o de tristeza.

Anuncios

2 Responses to “Las lágrimas de Juanín Patriota”


  1. 1 carlos julio 3, 2012 en 9:05 am

    Por favor, no utilice lo de Juanín Patriota. El nefasto anterior director de MARCA, Eduardo Inda, utiliza lo de Juan Español. No lo puedo soportar. Me trae malos recuerdos este “histriónico personaje”.

    Me gusta

  2. 2 El Duende julio 4, 2012 en 12:12 am

    Lo de Juan Español era un tópico periodístico muy anterior a Inda para definir a otro tópico que es la expresión “español de a pie”. Y aunque tampoco me satisfaga plenamente, lo utilizo porque la cosa precisamente va de tópicos.

    Algunos amigos del blog me han reprochado precisamente que parezca incomprensiblemente crítico con el nuevo triunfo de la Selección. Y no es cierto: me ha encantado su juego, y me asombran sus méritos. Tanto como me irrita el exceso de baboseo patriotero, el abuso del fútbol como narcótico nacional y la falta de imaginación de los medios para no incurrir precisamente en los socorridos tópicos. La verborrea casi ridícula que hemos leído y escuchado en periódicos, emisoras de radio y televisiones acaba estragando. Cuánto hay que agradecer que al menos el balón sea mudo

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,193 hits

A %d blogueros les gusta esto: