El pintor de la partícula de Dios

1

En el año 2.053  los avances de la ciencia habían rebasado los límites de lo imaginable. Habían conseguido incluso que los abrefáciles de los envases de alimentos abrieran fácilmente, como prometían, y que, contraviniendo a la Ley de Murphy la tostada no cayera ya del lado de la mantequilla, sino del otro lado. Por supuesto, la inmortalidad estaba ya al alcance de los mortales, si bien sólo algunos futbolistas del Madrid y del Barça y algunos ex directivos de Cajas de Ahorro indemnizados a tiempo podían permitirse el lujo  de pagársela.

Las mentes también habían evolucionado. La Iglesia de Roma, por ejemplo, después de echarse las manos a la cabeza cuando en 2.012 se empezó a hablar de la partícula de Dios, como si Dios fuera un jarrón de `porcelana que pudiera romperse en mil pedazos, había acabado admitiendo que siendo la razón patrimonio del ser humano, y éste mismo creación de Dios, debería asumir como razonablemente divinas, y por tanto ortodoxas, las conclusiones de la ciencia.

-Renovarse o morir –dijo el Papa Audacio I- Si la Iglesia sigue contemplándose en el pasado y no mira hacia el futuro podría podría pasarle lo que a la mujer de Lot.

2

Entretanto, los discípulos de Eric el Belga y del electricista conocido como Manoliño, el Calixtino, se habían empleado tan a fondo que habían saqueado prácticamente toda la imaginería, los cuadros y los tesoros de todos los templos católicos.

Tanto avance y tanto progreso y aún no hemos ido capaces de inventar un antirrobo para nuestro patrimonio cultural- refunfuñó el Santo Padre cuando le comunicaron que había sido sustraído el último arcángel románico que aún se conservaba en el rincón más recóndito de la ermita más inaccesible del orbe cristiano.

El Papa  entonces llamó al director financiero de la Iglesia de Roma y le comunicó sus intenciones.

-A grandes males, grandes remedios. Vaya tirando de chequera, porque voy a convocar a los mejores artistas del universo para que decoren nuestros templos a la luz de la fe de nuestro tiempo.

3

Entretanto, la ciencia había conseguido también el milagro de resucitar a los genios más interesantes de la historia. De modo que al concurso del papa Audacio acudieron especialistass tan acreditados como Berruguete, Rafael, Juan de Flandes, Leonardo, Mantegna, Fra Angélico, Tiépolo, Juan de Juni, Goya y Zurbarán, entre otros,  todos resucitados con muy buena cara y con ganas de trabajar. Amen de la pléyade de artistas contemporáneos que, dado lo prolongado de la crisis económica –más de cuarenta años ya- no vendían un clavel y estaban lo que se dice caninos.

-El proyecto es importante –dijo el Papa en la primera audiencia virtual que concedió a los convocados por teleconferencia- Por una negligencia continuada que aunque es imperdonable nosotros mismos nos hemos perdonado, pues para eso administramos el sacramento de la penitencia, todo el patrimonio y el tesoro artístico de nuestra Iglesia de Roma ha desaparecido. Así que vayan preparando un proyecto para una gran obra que servirá como modelo para empezar a reponerlo, y que deberá de recoger en un gigantesco retablo todo el orden celestial. Eso sí –remarcó Audacio I- El orden celestial a la luz de la fe de nuestro tiempo.

4

Para que no tocaran de oído Audacio I repasó de carrerilla lo que se entendía por el orden celestial. A saber, desde Dios uno y Dios Trino, con el Hijo y el Espíritu Santo, al último angelito. Pasando por los apóstoles, los arcángeles, serafines, querubines, tronos, dominaciones, virtudes, potestades, profetas, santos del montón, beatos y otras criaturas con papeles notorios en la  historia de la Iglesia de Roma.

-Eso sí –insistió- Entiéndase que la doctrina evoluciona, y que después de esta perestroika vaticana que he organizado no debemos de olvidar que la fe se concilia con la ciencia.

No fue bien entendido este briefing por la mayoría de los concursantes. Los Berruguetes, Junis, Flandes, Rafaeles, Leonardos, Grecos, Serts y demás compañeros genios habían renovado en alguna medida su arte, pero se atenían a  los cánones clásicos. Después de una sesuda deliberación, el jurado de especialistas, presidido por el sumo pontífice Calvo Serraller, entendió que el elegido debía ser Miquel Barceló, único de entre los llamados que había retratado certeramente con sus mágicos pinceles y sus no menos misteriosos chafarrinones no sólo a la Partícula de Dios, sino a todos los bosones, leptones, quarks, gluones, protones electrones y no se cuántos corpúsculos de los co….. que, según los físicos cuánticos, constituían el nuevo orden de la creación.

Y Barceló fue el ganador del concurso.

 -No hay más que ver cómo ha retratado a los bosones-apuntó el secretario del jurado.

 -¿Pues qué me dice del verismo de sus quarks?…¿Y de la calidad de sus leptones?-subrayó el presidente.

Hubo unanimidad de la crítica en el fallo final. Aunque aquella interpretación de la ciencia, y no digamos del arte, no la entendiera ni el mismísimo Dios de toda la vida. El cual,por cierto, y a pesar de los progresos de la razón, seguía en sus trece, ojo avizor.

 

 

 

Anuncios

2 Responses to “El pintor de la partícula de Dios”


  1. 1 Rosi julio 8, 2012 en 8:59 am

    Esto de llamar al bosón éste, la partícula de Dios me parece una solemne tontería.Qué tendrá qué ver la fé , lo espiritual con la ciencia! Otra cosa, veo que tampoco te gusta Barceló.( con tu fina ironía). El Greco,Van Gogh, los impresionistas , Magrite , etc, tampoco fueron reconocidos en su época . Eran innovadores y por eso se adelantaban al resto .

    Me gusta

  2. 2 franciska julio 8, 2012 en 10:08 am

    Cuando estuve en Mali, vi la casa de Barcelo en lo alto de un acantilado, del color de la tierra roja del pais D,OGON. un sitio increible, donde si hay una particula de Dios, en el espacio, desde luego ha llegado hasta alli. Porque la belleza y la paz las sentias hasta el fondo. Por algo te ha venido Barceló a la cabeza. Por algo los dibujos de africa de Bascelo tienen algo celestial.Nunca nada es por casualidad.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: