Buenos días y buena suerte

1
-No sabes lo mucho que me alegro de verte-le dice al Duende su amigo Javier A.V. mientras se funden en un abrazo.

-Lo entiendo. Aunque te alegrarías igual si yo fuera la persona a la que más odias.

Y se echa a reír.

Javier A.V., competente ingeniero aeronáutico y empresario, abrazaría encantado a una boa constrictor que fuera a visitarle. Acaba de salvarse del abrazo de la Parca, que es incluso más molesto y peligroso que el de aquella. Javier A.V. se había retirado hace poco, y afrontaba la nueva etapa de su vida con el júbilo que da poder hacerlo con todos los deberes cumplidos y suficientes reservas para ser más que feliz. Una mujer encantadora, hijos, nietas, un profundo bolsín de amigos, buena salud aparente, aficiones muy significadas, una casita junto al mar, pasión por el golf, mucho ánimo y curiosidad intelectual para seguir interesándose por casi todo. Javier siempre fue un matriculín y un vehemente cumplidor de todo lo que acomete. El Duende le enganchó para el coro del CEU y en menos de cuatro meses, y sin estudios musicales, cantaba con su voz de tenor los corales del Paulus de Mendelssohn y el Mesías de Haendel como si estas piezas fueran la Vaca Lechera.

Pero la semana pasada viajaba hacia Sevilla con Marta, su mujer, cuando cruzando la provincia de Jaén, en la misma autovía, sintió una profunda opresión en el pecho y un sudor frío que en un pispás le empapó la camisa. Javier presume saber de casi todo, a veces incluso molesta de lo que sabe, pero en este caso su saber resultó providencial. Tuvo la certeza de que estaba sufriendo un infarto de miocardio. Salió de la autovía, se detuvo en el primer edificio que encontró, un hotelito rural entre los olivos, y desde allí pidió auxilio para que llamaran al 112. En veinte minutos apareció un ambulancia de la sanidad pública. Le estabilizaron, le trasladaron a Andújar, luego a Jaén, donde le intervinieron de urgencia. Y ayer le recibió en su casa a este Duende que suscribe con la alegría inusual que, a la vista de los hechos, es más que fácil de explicar.

2
Javier se hacía leguas de la eficacia y del exquisito trato que recibió de todo el personal sanitario que le atendió. Y afirmó que duda mucho de que en ningún país del mundo haya un sistema de sanidad pública como el nuestro. Como es un sabelotodo, quizás tenga razón. No se sabe por cuánto tiempo.

Eso fue lo mejor de la jornada. Lo peor, ya la pueden imaginar. Habló Rajoy, nos recordó que pintaban más bastos de los que creíamos que hay en la baraja y el Duende, que cada día se siente más privilegiado, se acostó a pesar de todo acongojado. Acongojado, no acojonado. Acongojado por la suerte de los que más sufren en sus carnes esta purga de realismo a la que desde hace un par de años nos han sometido. Ahora lee mucho acerca de la historia de la España del pasado siglo. E imagina lo mucho más que debieron sufrir sus padres, como todos los de su generación. Antes de la guerra, con esa España tan pobre e invertebrada, en la guerra y en la posguerra.

Y salieron adelante. Como salió adelante Europa tras la gran devastación de la Segunda Guerra Mundial.

3
Positivo: no han creado impuestos sobre la puesta de sol, ni sobre la brisa del mar. No se han programado tasas por respirar, no gravarán el sueño, no se sube el IVA por jugar al parchís ni por el placer de rascarse la espalda, no recortarán el cariño, no congelan el amor. Si besas a una tía buena, ni Rajoy, ni Draghi ni la Merkel te pueden reprochar nada. Podemos escuchar gratis a los pajaritos, a Beethoven e incluso al vecino que se afeita cantando a Bisbal. Y podemos sonreír, e incluso derramar lágrimas de la emoción, viendo un paisaje en el que juegan esos felices ignorantes que son los niños.

Negativo: a este valle de lágrimas nos conducen los mismos políticos que nos camelaron con la convicción de que el estado del bienestar era un pozo sin fondo, que nos vendieron una Europa que era una vaca ubérrima con las tetas llenas de oro líquido, que nos convencieron de lo uno y lo simple era una paletada, y que lo guay es tener muchas patrias, muchas banderas, muchas autoridades, muchos gobiernos, muchas nomenclatura. Muchas sanguijuelas. Los mismos que pensaban que el pueblo, como era tonto, sólo les votaría si le prometían lo imposible.

¿Cómo es posible que tantos, durante tantos años y tantos gobiernos hayan sido tan irresponsables, nos hicieran cómplices involuntarios del desbarajuste y ahora nos conviertan en sus únicos responsables finales?

Jodó, petaca. Y de esa melopea de mal entendida utopía participaron políticos de todos los colores. Es que es lo que hay. Pero sursum corda, que mañana vuelve a salir el sol y tampoco nos cobran nada por ello. En positivo, como el amigo Javier A.V: buenos días y buena suerte.

Anuncios

3 Responses to “Buenos días y buena suerte”


  1. 1 Zoupon julio 12, 2012 en 7:12 pm

    Yo no pienso que los funcionarios sean todos unos vagos. Algunos hay, me consta, pero la mayoría son buenos trabajadores, y muchos hasta sacrificados. Funcionarios son también los policías y los guardias civiles y las enfermeras de los hospitales en que atendieron a Javier. Y creo que es injusto y contraproducente que les quiten la paga de Navidad. Pero esta mañana me sorprendió ver varias pequeñas manifestaciones espontáneas de funcionarios de oficinas públicas en las cuales abundaban, y de qué manera, las gafas de sol de ultimísima moda de marcas muy conocidas y muy muy caras, al menos para mi bolsillo que por suerte no es de los peores….. ¿Crisis?

    Me gusta

  2. 2 Begoña julio 12, 2012 en 10:18 pm

    UUUFFFF!!!… Menudo susto. Mando un abrazo inmenso a Javier y a Marta. Cuando nos conocimos eramos tan jóvenes que pensabamos que estas cosas no pasaban.

    Me gusta

  3. 3 Palinuro julio 14, 2012 en 10:12 am

    Javier, no sabes cómo nos alegramos del final feliz de tu peripecia vascular.Ánimo, que pese a la que está cayendo, la vida puede aún ser hermosa y, como dice el Duende se pueden adquirir sin IVA los bienes más preciados.
    Un abrazo de Marliese y Pablo

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,193 hits

A %d blogueros les gusta esto: