Verano 15. No perdamos la Esperanza

1
Le quedan a este bloguero dos trancos para repasar lo que fue su circuito veraniego, un paseillo por Cantabria y punto final. A partir de entonces desea esquivar su realidad, que no es de interés universal, y disfrazarla con la ficción. Peinar esas historias basadas en los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa. O sea, inspirados en lo que pasa en la calle, o al menos en su calle. Cuando el Duende no peca de mordaz, y a fe que pretende no molestar demasiado, a los amigos y conocidos no les importa asomar por aquí. Para ellos escribe.

2
Le quedaban dos capítulos, como decía, pero va Esperanza Aguirre y se le ocurre dimitir. La vida del Duende en la radio fue como el rodar de una croqueta sobre el pan rallado. Sin darse cuenta, al cabo de veintiséis años se había rebozado de muchos conocimientos que en este país tan propicio a exagerar los afectos unos dirían amistad, y otros amistad íntima, amistad entrañable, uña y carne, como hermanos. Pero eran sólo conocimientos, insiste el bloguero, pues un político o un artista o un o un famoso- por utilizar el palabro para quien sólo lo es por salir en la tele- que viene al programa donde uno hace voces y bromas y cuenta su rollito, difícilmente tiene tiempo y menos interés en ser zapador y construir rápidamente un puente para la amistad. Da igual, así es si así os parece: al despedirse los entrevistados/as te daban un par de besos (sobre todo los de la farándula, a la francesa, muá y muá, algo que la pudibunda educación del bloguero siempre ha recibido mal cuando viene de los tíos), te apuntan en el carnet de amigos y a otra cosa, mariposa. La vida del Duende de la radio fue la suerte de la croqueta, pero en ese rebozado ligero se le pegó bastante más que la mayoría Espe.

Quizás porque ella veía en él a una doñamaría de esas que la aclamaban cuando iba a la Pradera de San Isidro con un clavel en el pelo. El caso es que fue el único personaje público de los muchos conocidos que cuando este duende hizo mutis por el foro y desapareció del escenario le hizo una pregunta que a él le pareció casi una caricia.

-Y ahora…¿qué vas a hacer?

3
Se va Espe y al día siguiente se muere Carrillo. La dimisión de la presidenta se comentaba como gran noticia en el hospital público donde al bloguero le tratan de ablandar el mármol en que se ha convertido su espalda. Qué tortura, las dichosas contracturas. Parecía contento el personal de bata blanca, cada cual cuenta la feria como le va en ella.

Todo personaje público acaba arrojando luces y sombras. Lo pasmoso es que la presidenta dimitida atizase en ciertos sectores presuntamente ilustrados mucha más irritación y afán de vendetta –muérete Esperanza, le gritaron hace nada en la universidad- que el viejo líder comunista y, a decir de los entendidos, gran artífice de la transición. Como si ella fuera una arpía y la hoja de servicios de don Santiago pintara como la del padre Damián de Molokai. Apreciado –y también temido-por los suyos, reconocido por sus adversarios porque es de sabios rectificar y pactar, y exaltado prematuramente a los altares de la democracia porque, entre otras cosas, los muertos son muy bien educados y callan, Carrillo muere casi en olor de santidad. Era listo y socarrón. Este Duende le imitaba bastante bien, en más de una ocasión lo hizo a su cara, y el viejo político sonreía por compromiso sin creerse su caricatura mientras lanzaba bocanadas del humo de su cigarrillo, porque entonces aún no era pecado fumar en los estudios de radio. Hubiera querido imitar también su cuajo, su desparpajo, su suerte al cabo, por hacernos olvidar lo menos honorable de su biografía y salir de rositas por la puerta de la historia. Más vale caer en gracia, sobre todo a los palmeros, que ser gracioso.

4
Al final todos dejamos división de opiniones. A la periodista Begoña Ortúzar, una profesional de gran valía machacada por la crisis y a la espera de mejor destino, los argumentos que ha esgrimido Esperanza Aguirre para dimitir le parecen infumables, porque no se puede amparar en los nietos para bajarse del barco cuando este amenaza naufragio. En cambio su cuñado Angel Arias, que según los criterios de la propia ex presidenta sería un rojo, le llamó a este bloguero nada más ver la noticia en el Telediario para expresar su consternación.

-Oye –le dijo al Duende- Ya que eres amigo de Esperanza dile que tu cuñado el rojo se ha emocionado escuchándola. Y que además, aunque yo no la vote, es una tía cojonuda.

No es tan amigo el bloguero como para llamarla por teléfono. Y tampoco tiene tanta confianza con ella como para reproducirle el elogio con todas sus letras. Pero como ahora ella va a estar más libre, quién sabe si entre nieto y nieto, hoyo y hoyo o viaje y viaje –parece que va a trabajar para Turespaña– tiene tiempo para echar un vistazo a este blog y masajear aún más su autoestima.

Sobre Carrillo no ha habido tiempo para que se le manifieste nadie. Da igual, él ya descansa en paz, y además todos los muertos acaban pareciéndonos buenísimos. Otro motivo más para no perder la esperanza.

Anuncios

5 Responses to “Verano 15. No perdamos la Esperanza”


  1. 1 camiseta septiembre 19, 2012 en 4:51 pm

    nunca es una cosa solamente…tampoco creo que nuestra intrépida periodista haya argumentado, tan solo, la simpleza de los nietos. Ahora si al cáncer padecido y aún sin finiquitar, le sumas, la edad, la vida inhumana que lleva, los roces en el partido/en la familia y la gloria cosechada, pues se llega a la conclusión de que era un magnífico momento para pedir la dimisión. Tan bien le salió la jugada que barrió por completo la entrevista de Rubalcaba y la manifestación. Sólo había noticias para Espe. En cualquier caso, será difícil encontrar un repuesto tan completo.

    Me gusta

  2. 2 Rosi septiembre 20, 2012 en 10:45 am

    Claro que sí, Esperanza, has sido el notición de la semana, mucho más que lo de Carrillo que si´que muy bien, su intervención para la construcción de la democracia fue muy importante, pero era un señor algo oscuro y con muchas dobleces, por lo menos para mí, que aunque siempre fuí un poco “rojilla ” por el momento que me tocó vivir , nunca fuí partidaria del comunismo y su totalitarismo.; pero en cambio , tú, Esperanza eras una persona que me producía un morbo enorme cada día que hacías un comentario cualquiera , unas veces me daban ganas de reir , otras me enfadaba pero siempre me provocabas mucho. Creo que eras de las pocas políticas que de verdad eras sincera y no tenías miedo a decir lo que se te ocurría. Me gustaba mucho tu espontaneidad y tu interés “de verdad por los ciudadanos” o por lo menos así´lo parecía , que yo ya no me fío de nadie…
    Estoy hecha polvo porque ya no vas a aparecer más con tu sonrisa tan especial y sobre todo ya nadie hablará como tú de las excelencias del método bilingue en los colegios. Con lo que me está costando a mí aprender inglés a estas alturas de mi vida!También te doy la enhorabuena por haber sabido dejar la política y el poder, para cuidarte y disfrutar de la familia , si eso es verdad qué sabia eres!
    Duende , no sé si Espe leerá mi carta , quizás sí, porque ahora que tiene tiempo se hará seguidora tuya.
    Enhorabuena, Espe y un abrazo.

    Me gusta

  3. 3 El Duende de la Radio septiembre 20, 2012 en 3:17 pm

    Mejor mándasela por correo, Rosi. Me temo que aún tendr´´a que leer cosas más interesantes que este blog.

    Me gusta

    • 4 Rosi septiembre 20, 2012 en 5:08 pm

      Tampoco pasa nada si no la lee. Me he desahogado y ya está. Besos.

      Me gusta

  4. 5 Ángela septiembre 21, 2012 en 4:55 am

    Lo que son las cosas de este mundo al revés q nos ha tocado vivir!!

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,201 hits

A %d blogueros les gusta esto: