Con Unamuno, pero también con la prima Adela

Aunque nos duela España, seguir creyendo que habrá remedio...

Aunque nos duela España, seguir creyendo que habrá remedio…

1

Hace tiempo que no sabes de Homper. Es otro de los efectos colaterales de la enfermedad, da igual que esta sea una migraña o un cáncer: te sientes mal y tu malestar se convierte en el eje alrededor del cual gira el mundo. Te duele esto o lo otro y a ti plim, que salga el sol por Antequera. Ese no es el caso de Homper, el Hombre Perplejo, que se sorprende por casi todo sin ceder a los sofiones de su salud.

-Hoy me he levantado muy unamuniano-te dice-Pensaba que era una lumbalgia lo que me afligía, pero me acabo de dar cuenta de que lo que en realidad  me duele es España.

-Pero hombre, por Dios, Homper –le dices por quitarle hierro al asunto- Con lo bonito y soleado que ha amanecido el día.

Le cuentas que a sólo dos tres metros de donde escribes empiezan a florecer los camelios, y que esta mañana un zorzal muy pintón picoteaba por el jardín tan contento, como si a nadie en el mundo pudiera dolerle nada.

-Claro, como sólo piensas en lo tuyo…-rezonga-Peor enfermedad es la insolidaridad, ¿no?

Pues es lo que nos faltaba. Amábamos a España. Soportábamos a España. Nos preocupaba España. Hasta llorábamos por la esperanza de otra España que la conocimos al nacer. Y ahora que hemos conquistado la democracia a la gente, no ya de bien, sino sólo con cierta sensibilidad como Homper, le duele nuestro país, y se queja de que tú no titules tu post con su lamento unamuniano. Como si reviviéramos los tiempos convulsos en lo que el ilustre vasco era rector de la Universidad de Salamanca.

2

Le tranquilizas confirmándole que a ti también te duele España. Y añades que no se ponga tan trágico. Que en el manual del homo sapiens debía de haber un adenda de homo corruptor y de homo corruptus que no se atrevieron a explicarnos nuestros docentes, y que cuando estás en el poder asimilas con naturalidad: no es agradable ni es lo que más te gusta, pero es lo que hay. Incluso en algunos de los países más avanzados. Item más: rebates firmemente la tesis dominante de que no nos merecemos estos políticos recordando que, dando por buenas las reglas del juego –ahí está lo discutible: los mismos que las pían ahora no las cambian cuando tienen la sartén por el mango- o sic rebus stantibus, como estudiábamos en Derecho, la democracia, como el algodón del anuncio, no engaña.

-Los gobernantes son tan incompetentes o tramposos como somos sus representados- te atreves a insinuar- No todos somos así, aunque gran parte de los españoles sepamos mucho de dineros negros, evasiones fiscales, economías sumergidas y trampas para engañar a la administración. Tampoco todos los políticos  son carroña. Eso sí, algunos de ellos, además de chorizos pecan de tontos: si cojean de ese pie…¿por qué se exponen a un oficio que hoy está tan vigilado y que se analiza al microscopio?

3

Y le confiesas que a ti la situación también te asquea. Que no sabes qué decirle a tus hijos para que mantengan la moral y convencerles de que pagar sus impuestos no es alimentar la cueva de Alí Babá. No sabes cómo, pero piensas que de  la catástrofe económica y de la sacudida moral que nos ha traído esta crisis vendrá una catarsis que nos hará ligeramente mejores.

4

Homper ha buscado otras terapias complementarias. Ha salido a pasear, y a reconciliarse con el invierno que por esta semana parece haber aplacado su ira.

-Daba tanto gusto pasear al sol –me dice unas horas después- que me acerqué a visitar a mi prima Adela, que es Hermanita de la Caridad desde hace cincuenta años. Y allí estaba,en el hospital de siempre,   limpiando sus vergüenzas a un anciano indigente con el mismo rostro iluminado que deben poner los corruptos cum laude cuando depositan los productos de su rapiña en una caja fuerte de Suiza.

-La cara y la cruz –comentas por ponerle azúcar a su esperanza- Donde hay demonios, también hay ángeles.

Quedamos para tomar un café a media tarde, antes de ver juntos el partido del Atlético de Madrid. Hemos acordado que aceptar con indignada resignación la fragilidad de la moral social no significa pactar con Satán. Las redes sociales, por cierto, también nos han dejado tranquilos. Ninguna ha difundido esta tarde que el ministro de Cultura haya robado las  Tres gracias de Rubens del Prado para decorar su gineceo particular, ni que monseñor Rouco tenga intereses en la trata de blancas de la mafia rusa.

Y, sobre todo, rendimos un homenaje a las miles de almas buenas que imitan a la prima Adela. Ellas nos permiten creer que no somos tan detestables como a veces nos presenta el antipático espejo de la realidad.

Anuncios

2 Responses to “Con Unamuno, pero también con la prima Adela”


  1. 1 Aldara febrero 6, 2013 en 9:41 pm

    Me encanta que haya vuelto Homper a nuestras vidas, aunque esté un poco dolorido por la parte de España. Haces bien en decirle que no se agobie tanto, y en recordarle que en el ¨kit¨ del homo sapiens viene el homo corruptus. Acabo de leer que un diseñador gráfico ha ideado la “corrupt script”, una tipografía basada en la caligrafía barceniana. O sea, una fuente corrupta. O sea, un asco. No importa; Homper es listo y se autosuministra terapias que parecen sencillas pero son bastante sofisticadas, como visitar a la prima Adela. Una idea estupenda. ¡¡¡¡Adelante, Homper, sigue así!!!

    Me gusta

  2. 2 Julia febrero 7, 2013 en 4:49 pm

    También yo siento una tristeza tremenda por esta España mía, esta España nuestra, como cantaba Cecilia….y quiero pensar y pienso que, de algún modo vamos hacia mejor…porque a peor es casi imposible y porque necesito conservar la ilusión y esperanza. Cada uno de nosotros deberíamos aportar nuestro granito de arena o “arrimar el hombro” que nos dicen. Y hay muchas formas, sobre todo a los que ya hemos cumplido trabajando y cotizando para nuestra querida España. Se me ocurre, por ejemplo, en el tiempo que nos quede libre (también tiene música), ayudar a quien nos necesite, hacer como la prima Adela, salir a pasear con El Duende, cuando haga y tenga un buen día….Ahí lo dejo…
    ¡¡¡Cuídate mucho, no te expongas demasiado con este loco invierno dónde tan pronto luce el sol radiante, como se levanta un ventarrón helador que te hiela hasta las ideas, y lo que es pero te puedes “pillar” un buen resfriado!!!
    Un abrazo. Julia.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: