Prioridades

Debías haber priorizado, pero el recuerdo de todo lo que te había hecho sentir aquel actor llamado Alfredo Landa magnetizó tu atención...

Deberías de haber marcado otras prioridades, pero el recuerdo de todo lo que te había hecho sentir aquel actor llamado Alfredo Landa magnetizó tu atención…

1

Priorizar. De vez en cuando te da un ataque de importancia y piensas que lo que caracteriza a los grandes hombres, a esos que luego pasan a ser las glorias de la patria, es saber priorizar. Te imaginas que hoy, por ejemplo, habrán saltado enloquecidos de la cama gritando su obsesión del día.

-¡Educación!…¡Reformémosla como sea! ¡Educación para todos, pero como la que me gusta a mí!

Es lo prioritario. O debería serlo.

¿Por qué carajo en España nos ponemos barrotes entre las ruedas y perpetuamos los problemas que en otros países han resuelto ya hace tiempo? ¿Por qué hemos hecho del sentido común un imposible metafísico? ¿Cómo es posible que no estemos e acuerdo en los conocimientos que necesita un ser humano español para afrontar la vida? Tú ya no piensas en reformar casi nada de tu patria, porque careces de carácter para ello. Es una suerte que no pertenecieras a la  generación del 98, porque entonces tu escepticismo te hubiera rebosado hasta por las orejas, y hubieras sido una suerte de amargado de los que acaban hastiando al personal. Groucho decía que cuanto más profundamente conocía al género humano más amaba a su perro. Si hubiera sido español y renegado de todo lo que puede unir, como parece que ordena el ADN nacional, acabarías amando desesperadamente a la salamanquesa que vigila tus sueños en el campo.

2

Deberías priorizar. Pero como lo único que tienes claro es que no tienes nada claro, se te ha entreverado un sueño que te deja trastornado, y no estás para priorizar nada. Te situaba el sueño en la casa de un compañero de colegio que reúne el dudoso honor de haberse hecho multimillonario, ser conocido de toda España por sus amoríos y sus negocios y condenado por notoria estafa de muchos ceros a la derecha. Un prenda. Nunca fue compañero de pupitre, ni propiamente amigo. Tampoco sufriste las humillaciones y las gamberradas que solía prodigar con los más apocaditos de la clase. Sin embargo aparecía en el sueño como si fuera un tipo normal, incluso más bien atento contigo. Tú sabías que era un perfecto bellaco, pero te planteabas una cuestión que siempre te ha inquietado: cuando un pajarraco te ofrece su cara más buena…¿lo correcto es volverle la espalda o, por el contrario, corresponderle con la generosidad y el buen trato que merece incluso el delincuente?

Ni en el sueño despejaste la duda. Al revés, se vio ésta emponzoñada porque de repente, cosa muy de colegial, te dio un apretón, corriste al cuarto de baño y al final se te rasgó la piñata de caca antes de que te diera tiempo a centrarla en la taza del retrete.

-Pobre Alberto –pensaste- Encima  de lo que piensas de él le dejas el cuarto de baño regado de mierda.

Sentiste vergüenza, y quisiste escapar de aquella pesadilla a toda costa. Cuando despertaste, no eras capaz de dar lecciones de buena educación a nadie. Todo por no saber priorizar a tiempo, y haberte largado de la casa del compañero rana antes de cagarte por la pata abajo.

3

Gregory Peck  y Marlon Brando no necesitaban más que su rostro para ser actores-sostenía la tía Clota, que en paz descanse- Por mucho que aprendieran en el Actor´s Estudio y le dieran al método Strasberg, se lo debían todo a haber nacido así de guapos e interesantes. El mérito es tener cara de berenjena como Alfredo Landa y que te haga reír, llorar y emocionarte como si habitara un mago dentro de su cuerpo.

La tía de Homper  pasó en Estados Unidos más de la mitad de su vida, y era una apasionada del cine. Hoy recuerdas esta anécdota que te contó tu amigo porque no puedes estar más de acuerdo con ella. Algunos actores no son más que el pueblo mismo carrozado con su fisonomía, y este era el caso del fallecido Landa.

Últimamente el destino furibundo ha inflado sus carrillos y se va llevando de un soplo a muchos de de los personajes del cine y del teatro que llenaron tu vida. Te van abriendo el camino, demostrando que la muerte discreta, después de todo, no es tan mal final. El último ha sido el gran Alfredo, al que la mayoría echará más de menos que a muchos de sus familiares. Lo prioritario era desvivirse hoy por la negra suerte de la educación en España. Pero tú te desvives –o sea, vives un poco menos- suspirando por la ausencia de otro de los tuyos, otro de los nuestros. Menos mal que la carrera de relevos continúa.

Anuncios

9 Responses to “Prioridades”


  1. 1 Ángela mayo 10, 2013 en 1:26 pm

    Bufff qué pesadilla tan desagradable!!! Y sí, vamos a echar mucho de menos a este grande de la pantalla. Fabuloso su papel en Los santos inocentes, para mì, uno de los mejores.

    Me gusta

  2. 2 Monti mayo 10, 2013 en 3:45 pm

    Estoy de acuerdo con Angela, espectacular en la pelicula los santos inocentes.

    Me gusta

  3. 3 franciska mayo 11, 2013 en 8:29 am

    Alfredo Landa, trasmitia siempre ternura, y humanidad, un actorazo. y un gran comico, con sus enfados que solo conseguian hacerte reir. Pusieron en la tele La Vaquilla, la vi después de 20 años y hacia mucho que no me había reido tanto.

    Me gusta

  4. 4 Ilustrado mayo 11, 2013 en 8:32 am

    Duende, muy gráfica, y hasta sonora, tu metáfora escatológica. Se ve que sigue la buena inspiración

    Me gusta

  5. 5 Palinuro mayo 11, 2013 en 9:02 am

    Es curiosa la reacción del personal ante la desaparición de Alfredo Landa. No creo que pase a la historia del cine como uno de sus grandes, por más que sean de gran mérito sus “inocentes” o las penúltimas de Garci. Creo que se debe a su “humanidad”, que lo aproximaba a los espectadores y engendraba ternura. Mi homenaje a su persona.
    Buen viaje.

    Me gusta

  6. 6 Espiga mayo 11, 2013 en 5:52 pm

    Estaba segura- y deseaba- que hablarías del querido Landa. Cuando éramos jóvenes e “intelectuales” del 68 el genial Alfredo no nos gustaba.Probablemente le identificábamos con aquellas películas cutres de españolitos salidos, sin tener en cuenta q eso no era él. Para mí magistral en los santos inocentes”, esa peli que me recuerda a ciertos parientes políticos que tú conoces. Grande como actor y más aún como ser humano. Hace tiempo leí una larga entrevista que le hicieron y en la que contaba que lo que más le gustaba era estar en la cama, hasta las 3 o las 4 de la madrugada hablando con su mujer. Toda una declaración de amor y ahora el consuelo de saber que fue feliz.

    Me gusta

  7. 7 dolores mayo 12, 2013 en 8:29 am

    Son muchos los personajes magistrales que interpretó, pero destacaría el detective German Areta (foto del post, El Crack), quizá por lo que me sorprendió cuando la estrenaron. Al parecer, también fue un maestro, de reconocido prestigio, en la preparación del Dry Martini (“Beber de cine”, de Garci) ¡Qué grande!, ser maestro en diferentes artes.

    Me gusta

  8. 8 Nefausto de la Alcarria mayo 13, 2013 en 8:59 am

    No recuerdo una película de Landa que me haya gustado más que Los Santos Inocentes, también la película que más me gusta de Mario Camús. No es que yo sepa de cine, más bien nada. Soy un espectador diabólico que lo critica todo porque lo que quiero es salir de la sala a fumar. Odio las colas y los domingos del Alfaville.No soporto los seudointelectuales del país semanal con sus gafapastas, sus ricitos y sus gabardinas de Colombo.Suelen ser espectadores corretitulares con una memoria prodigiosa para retener anecdotarios de actores de Hollywood.Landa hizo muchísima mierda, en lo que a cine se refiere.Porque el cine español era malo no, lo siguiente.pero sólo por esta película ya le tengo un gran respeto. Creo que murió con Alzehimer, pobre, como Suarez.Recordemos también a Costantino Romero un gran doblador y creo que no buen actor. ¿Nos veremos todos en el Cielo? o los famosos tienen su zona Vip.

    Me gusta

  9. 9 José Ramón mayo 14, 2013 en 6:23 pm

    Me emocionaron muchas de Alfredo Landa, pero destacaría Atraco a las tres y Los Santos Inocentes.
    En cuanto al bellaco del que hablas, la mayoría de la gente le considerará un gran hombre sólo por tener dinero. Tú, Duende, que verdaderamente eres un gran hombre, le pones en su sitio en dos líneas.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,117 hits

A %d blogueros les gusta esto: