Santa Águeda Jolie

Santa Águeda de Zurbarán1

Por empezar el día jugando a la ficción imaginas que eres una pluma autorizada, y que uno de los grandes periódicos espera tu columna. Entonces decides que la actualidad es la mastectomía de  los pechos de Angélica Jolie y el incierto porvenir de los escarabajos, ahora que se abre la veda y la alimentación sostenible empieza a considerar a los insectos como gran reserva proteínica del planeta. Dentro de poco no habrá pollos, cerdos, vacas y pescado para que comamos todos y, por lo que cuentan los que ya los han probado en fogones exóticos, los hélitros, las patas y las antenas de los escarabajos son muy sabrosos. O sea, debes escribir de tetas y dietas.

Admites que el  primer tema te tienta más que la el de los insectos, y más incluso que la severidad de la Merkel y la financiación de las autonomías.

2

Imaginas que tú también te quieres adelantar a los acontecimientos, y que por aquello de que quien evita la ocasión evita el peligro has introducido un bisturí invisible en tus interiores, has rebañado tus tumorcillos, los has extraído por ósmosis y los has enterrado en una maceta de geranios. Muerto el perro, dicen, se acabó la rabia. Piensas cuánto hay de valentía en la estrella del cine que ha tomado tan drástica decisión en detrimento de su probada belleza natural, y cuánto de obsesión por la salud. La divulgación médica ¿no está inoculando dosis excesivas de prevención en el cuerpo social?

El cuerpo social. No sabes muy bien qué es este eufemismo, pero la verdad es que hoy viene al pelo.

3

Recuerdas cuando un pecho de mujer era lo más fascinante de lo prohibido. No lo veías entonces más que cuando tu padre te llevaba al Museo del Prado, y tú contemplabas atónito a la Maja Desnuda, a Susana en el Baño, a las Tres Gracias y a otras regordetas desnudas que te habían legado los genios de la pintura.

-¿Y por qué estas mujeres enseñan sus tetas y Maria B. no te deja ver las suyas?- te preguntabas como un Homper cualquiera.

María B. servía en tu casa natal. Era menuda, y redonduela, de piel blanquísima, labios perfectamente dibujados y ojos claros. Tu hermana Rosa, que es muy buena fisonomista, diría más tarde que podría haber sido La joven de la Perla de Vermeer, aunque a esta no luce sus pechos en el famoso cuadro, que luego fue también famosa novela y finalmente famosa película. Los pechos de María eran monumentales, de esos globos opalinos que rebosan por el escote y que a cualquier recental de hombre le pueden volver loco, pero ella no consentía en enseñártelos. Te gustaban mucho más que los que pintaron Rafael, Tiziano, Rubens o Goya. Muchos años después Serrat cantaba: niño, que eso no se hace, que eso no se dice, que eso no se toca. Hasta decir algunas cosas era pecado,  pero al menos la transgresión así tenía menos trascendencia. De modo que a veces buscabas un rincón de la casa donde nadie te escuchaba, cerrabas los ojos, pensabas en María y te desahogabas verbalmente.

-Teta, teta, teta, teta-te repetías despacio marcando el ritmo de las sílabas  y  con la misma ansiedad con la que deseabas la leche condensada.

La edad de la inocencia. Te forjaste en una cultura tan pacata y bien almidonada que cuando el habla se desmelenó y se anunció en la tele Sin tetas no hay paraíso creías estar en Sodoma y Gomorra.

4

Las pinturas religiosas también tienen su busilis. En una de Zurbarán aparece una Santa Águeda de hermoso rostro llevando en un plato un par de tetas femeninas tan perfectamente moldeadas como si fueran de arroz. Lo curioso es que pueden ser las suyas propias, rebanadas en sádica venganza  al no claudicar ante un procónsul pecador que quiso abusar de su virtud. Qué paradoja de cuadro, y qué pruebas exigía la santidad entonces.

Santa Aguéda, santa Aguéda/ que a los idólos no quisiste adorar/ te cortarán las tetas/ como se corta un pan –ironizaba el maestro para que sus alumnos no acentuaran mal las esdrújulas. De Santa Águeda, bien acentuada, a Angelica Jolie va un trecho en la exigencia. Hoy los ídolos son otros, y puede que uno de los más venerados, aunque no  del todo falso ni perverso,  es el de la salud a toda costa. Se puede y se debe prevenir las enfermedades, aunque tú seas tan antiguo que prefieras  esperar a que aparezca la gangrena para amputarte la pierna.

Anuncios

4 Responses to “Santa Águeda Jolie”


  1. 1 julia mayo 15, 2013 en 12:23 pm

    Prueba de lo que dices, querido Duende, esta misma mañana recién levantada y antes de leer mi periódico de cabecera, he hablado sobre el tema de los amputados pechos de Angelina Jolie con una de mis hermanas (la quinta) y no estábamos muy de acuerdo. Ella es partidaria de cortar por lo sano, nunca mejor dicho, y yo he replicado diciendo que me parece un exceso matar pulgas a cañonazos… Mi hermana es enfermera y mujer y madre de médicos y sabrá de lo que habla, digo yo, pero a no ser que no se nos haya informado de que tenía nuestra protagonista algo que aconsejaba la extirpación total y por partida doble, con sus correspondientes riesgos de quirófano, infecciones, imprevistos,etc…o es esta preciosa mujer una hipocondríaca de mil pares de narices. Y doy por descontado que, si antes tenía unos preciosos y moldeados pechos ( es de suponer dada su perfección física) podemos imaginarnos la reconstrucción tan perfecta que le habrán hecho. Porque creo recordar que ha parido al menos una vez y esto hace que decaiga bastante.
    ¡Vaya día para ir a los toros! Me salvo porque no tengo abono. Feliz día de San Isidro y cuídate mucho porque con este tiempo tan inseguro, las carga el diablo. Un abrazo.

    Me gusta

  2. 2 Fausto mayo 16, 2013 en 7:09 am

    Pechos sajados y escarabajos de la nueva dieta.El mundo no será lo mismo sin las tetas de la Jolie.Nuestro nuevo solomillo de saltamontes y el jamon de Hormiga culona esta al alcance de cualquier parado.Y si te sajan la teta no te preocupes el avance en la clonación de la oveja Dolly garantiza tetas para todas las mujeres.Yo me voy a clonar el rabo de Nacho Vidal, 28 centímetros de puro sexo.Se acabarán los comprjos?Pronto clonaremos un hijo muerto en carretera, un científico,una abuela.Todos tendremos acceso a un rabo digno y un par de tetas como las de la Jolie.
    Un mundo feliz donde non pondremos como el oso hormiguero a la puerta del nuevo Bulli.Se acabaron las miserias.Solomillo de hormiga y rabos para todos.Viva la oveja Dolly.

    Me gusta

  3. 3 Aldara mayo 16, 2013 en 6:48 pm

    Angelina ha hecho muy bien. Morirá de vieja sin sus tetas (que seguramente no eran suyas). No sé si sabes que se ha inventado una urna funeraria que va con semilla incluída, de tal forma que en lugar de esparcir las cenizas y plantar una lápida, la entierras y al poco crece un árbol. Hay variedad de especies a elegir, así que Angelina podrá elegir un peral y volver a tener unas buenas peras. Santa Águeda hubiera ido al martirio mucho más contenta de haber tenido este invento a mano. Besos!!

    Me gusta

  4. 4 capotegui mayo 18, 2013 en 9:21 am

    En el negocio total en el que estamos convirtiendo la Medicina entre farmacéuticas, políticos y galenos con ganas de cambiar de coche, la genómica, nacida con el ánimo de curar enfermedades genéticas, se destila ya como otro negocio con verdadera vocación de pelotazo. La mejor víctima propiciatoria de esta medicina de mercado es el pijo con posibles que ha oído campanas y no sabe dónde. Uno tiene un cuñado, por ejemplo, que se operó de su miopía en cuanto empezó la queratomileusis con láser, solo porque le costaba 3000 € por ojo, y los demás no podíamos. Ese mismo cuñado (cielos, hermana, espero que no leáis esto) hizo someterse a su hija a la detección de mutaciones del gen BRCA1 con la misma idea descabellada de la Jolie de una mastectomía preventiva (afortunadamente la prueba fue negativa). La chica, como Angelina, no veía el problema de sustituir sus peras congénitas por dos bolsas de silicona.no malignizables. ¿Nos hemos vuelto todos imbéciles? No, todos no. Los empresarios de la genómica y los cirujanos plásticos se lo están pasando como nunca, cambiando todos de coche, de casa y de concubina (las famosas 3 C del cambio de los diputados sociatas de los 80)… Pronto empezaremos a sacarnos todos los ojos para prevenir las cataratas y la degeneración macular. Yo ya he pedido presupuesto. Un saludo.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,134 hits

A %d blogueros les gusta esto: