La honorabilidad del conejo

No tienes claro si los múltiples conejos de la Casa de Campo son buenos o malos mara el medio ambiente...

No tienes claro si los  conejos de la Casa de Campo son buenos o malos para el medio ambiente…

1

Al poco de morir Elías Querejeta escuchaste por la radio una entrevista grabada hace algún tiempo, en la que se repasaba su vida y su carrera como productor de cine. Hay famosos estomagantes y otros que van por ahí con aire de ser cualquier hombre: ni por lo que cuenta ni por cómo lo hacen parecen elegidos del destino, sino seres humanos que lo mismo podrían haber ganado un Oscar que tener una tienda de bicicletas o un carrito de helados.

Al productor vasco se le ha de agradecer también esto. Fue una figura fundamental para el cine español, pero en modo alguno el prototipo del productor soberbio y aplastante tipo Szelnik  o Jack Warner. Además reunía la condición de ex futbolista, cosa que admiras mucho, y jugador de la Real Sociedad, que aunque sólo fuera porque probablemente se hizo en la playa de La Conchaqué gozada, jugar allí- envidias más. Un día metió un gol al Madrid de Di Stéfano, y este incluso le felicitó por ello.

Ché, pibe, bonito gol-dijo el fenómeno en uno de esos alardes de elocuencia que le caracterizan.

Metió un gol al Madrid, y por eso le admirarás siempre más incluso que por haber producido La caza, película que dirigió Carlos Saura y que  originalmente se tituló La caza del conejo.

2

-¿Pero tú estás loco titulándola así? –le reprocharon los censores franquistas cuando examinaron la ficha de la película- ¿Tú sabes de lo que estás hablando?

Lo recordaba entre risas Querejeta. El creía ingenuamente que se trataba de un roedor, la pieza de caza básica para cualquier cazador, pero para los hurones del pecado y de la incorrección en el cine un conejo no podía más que un sexo femenino. Vade retro, Satanás. Así que eliminaron la palabra maligna y pusieron su alma en paz.

3

Te reías tu también mientras dabas un larguísimo paseo esta mañana por la Casa de Campo. En este magnífico parque por el que los madrileños deberíamos estar eternamente agradecidos han proliferado de tal manera los conejos que, de ser cierta la visión de los torquemadas de antaño, tú estarías irremisiblemente condenado al fuego eterno. Aunque sólo fuera por mirón.

-Padre –le tendrías que confesar al padre Bonete-Me acuso de haber visto cientos de vaginas correteando por la Casa de Campo.

-¡Pero hijo!…¿Y no podrías haber evitando tan horrendo pecado?

-Difícil, padre. Si es que se le cruzan a uno por donde pisa…

Pobres conejos. Tan inocentes que eran cuando sólo eran roedores, figuritas de chocolate o personajes de los tebeos y de los cuentos.

4

Los jardineros y los horticultores denigran a los conejos por devastadores. Pero estos animalitos son la base de la alimentación de buena parte de la fauna  española. Sin conejos no podrían sobrevivir ni los linces ni las águilas imperiales. O sea, que en este particular, como en tantas cuestiones medioambientales, no se sabe si es mejor la abundancia o la escasez de conejos.

A ti personalmente te hace gracia verlos corretear a tu alrededor como si fueran personajillos de una película de Disney, y lejos de esa metáfora cuartelera que los asocia con el sexo. Más mancha  precisamente el sexo en la Casa de Campo, donde es fácil ver toallitas higiénicas y kleenex usados que  no hablan `precisamente del cuidado de las putas ni de sus clientes por el parque público donde se desfogan. Nadie se mete con ellos, así que harían bien en  poner de moda lo que una buena amiga, dueña de perros, sugería al respecto.

-Si a nosotros nos obligan a recoger las cacas de perros con una bolsita de plástico…¿por qué no imponer también un putibag donde se recojan los desechos de un servicio de prostitución?

Todo sea por el medio ambiente. Y, de paso, por salvar la honorabilidad del conejo.

 

Anuncios

4 Responses to “La honorabilidad del conejo”


  1. 1 julia julio 2, 2013 en 12:17 pm

    Pero, en qué quedamos Duende, vés conejillos correteando a tu alrededor ? qué suerte tienes porque debe ser muy simpático y agradable. Ya lo otro, lo de las vaginas, creo que no tendría tanta gracia….
    Acabo de llegar de la playa y he dejado en stand by mi ordenata. ¡Menudo lío tengo ahora hasta ponerme al corriente! Lo primero leer al Duende que siempre me satisface y hace reír. Un abrazo y cuídate.

    Me gusta

  2. 2 begoña julio 2, 2013 en 10:30 pm

    GENIAL!!!… Qué malo es que te obliguen a perder la frescura de las expresiones por el doble sentido que se les otorga.
    Lo del putibag me parce una ideal estupenda.

    Me gusta

  3. 3 Bête en sauce julio 5, 2013 en 5:11 pm

    Duende, aunque hoy sólo parecen animarse las chicas a hacer comentarios, echo mi cuarto a espadas para decirte que en el parque del parador Conde de Gondomar -donde trato de sobrevivir a las calores, los cincuenta años del fin del bachillerato y un ataque de esteticitis de la baronesa- hay un par de conejos negros, de unos cinco kilos, que casi se dejan acariciar por los huéspedes…

    Me gusta

  4. 4 José Ramón julio 12, 2013 en 7:41 pm

    A mí siempre me ha entusiasmado Chillida. Creo que es uno de los más grandes escultores de la historia, y lo de que hubiera sido portero de la Real Sociedad le pone por delante del mismo Miguel Ángel (no el que fue portero del Real Madrid, sino el otro, el escultor italiano).
    Respecto a la película “La caza” (rodada en mi pueblo), a mí me gusta más ese título que el inicial. Lo veo más lacónico. Y más ambiguo (ya que también es la caza del hombre).

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,134 hits

A %d blogueros les gusta esto: