Los problemas de ser rico…en gilipollez

Qué sinvivir, pensar que la perrita Fifí puede sufrir de sus vértebras `pr el peso excesivo de su collar de diamantes...

Qué sinvivir, pensar que la perrita Fifí puede sufrir de sus vértebras por el peso excesivo  de su collar de diamantes…

1

Andas preocupado con tu vagancia bloguera. Por una parte, constante de tu vida, piensas que ya está casi todo escrito. Por otra parte te asusta el nuevo ordenador. El teclado, por ejemplo, es distinto. Ya le habías cogido la distancia justa a la tecla de las mayúsculas, ibas mecánicamente a ella y no te equivocabas: ahora en lugar de las mayúsculas te salen unas flechitas, y tú no quieres flechitas, sino mayúsculas. Y te desesperas. Te acuerdas de los inicios de tu Calvario informático, cuando te pasabas dos horas escribiendo un texto que creías glorioso y luego te tirabas de los pelos porque lo borrabas de una pulsación. Ni tan siquiera sabías que había que dar a uno de esos iconitos diabólicos de las diabólicas barras de herramientas para guardarlo. Qué cruz.

Y por otra la caló, y que te perdonen si insistes. Y el patio. Que cómo está el patio, amigos. Total, que entre unas cosas y otras, telarañas en el cerebro e invitación a ver pasar el verano por la ventana mientras deja que se escurra el tiempo sin escribir nada nuevo.

2

No completando los cuentos que tienes a mitad –las musas se han tomado vacaciones- crees que al menos deberías limpiar esas telarañas escribiendo del cabreo nacional. Santo cielo, cuánto corrupto, cuánto mangante, cuánto desatino, cuánto fraude, cuánto abuso, cuánto imbécil. ¿Le tienen que mortificar a uno todos los días recordando la triste suerte de la condición humana? Unos lo hacen porque son periodistas, y deben informar. Otros porque van de moralistas, y tienen que sentar cátedra. Y el pueblo llano porque se sabe soberano, y quiere arreglar todos los días lo que desarregla él mismo el día que mete su voto en la urna y elige a otros que si no cojean de este pie cojearán de  otro.

-La jodienda, con perdón, no tiene enmienda-te apunta Homper.

Seguramente el dicho iba por lo de la fornicación, que crea otro tipo de  hábito, más gustoso, por cierto. Pero también vale para esta otra manera de dar por la retambufa al personal. Imposible no evocar otra vez a Groucho: the more I know the humankind, the more I love my dog.

3

Considerando además que te gusta desmarcarte algo del sentir general, has decidido desplazar la dirección de tu ira hacia un tema menor del que no habías escuchado hasta hoy la menor crítica. Se trata de la campaña de publicidad  que bajo el inoportuno slogan de Los problemas de ser rico desarrolla en la radio desde hace meses la Lotería Primitiva. En sus cuñas oímos a un rico y a una rica torturados por problemas tan acuciantes como averiguar a qué hora se encontrará con su pareja en su loft de Manhattan partiendo ambos en su jet privado a la misma hora de distintas mansiones que tienen repartidas por el mundo (cuña 1, la del rico) y cómo puede averiguar la dueña de Fifí en sólo dos pesadas de los ocho diamantes de 24 kilates cuál es el más ligero para engastarlo en el collar de su perrita, no sea que esta vaya a sufrir de las cervicales por pasarse de presumida (cuña 2, la de la rica). Escuchas estas perlas de la comunicación comercial, por ejemplo, entre la noticia de que Caritas no da abasto para tanto indigente hambriento como se acerca a sus comedores y otra que nos recuerda que la severidad de la Comisión Europea con nuestro sector naval va a crear miles de parados más en los astilleros. Imaginas que el merluzo del director de marketing que programó la campaña debió de tener en cuenta que, parafraseando a Larra, hoy, escuchar noticias  en España es llorar. Crees también que el  creativo correspondiente podría haber sido lo bastante sensible como para evitar estas sofisticaciones ingeniosillas sin puñetera gracia. A lo cual, para más inri, también contribuye el insoportable tonillo de los locutores.

Y prometes no comprar nunca más Lotería Primitiva. Si quieren hacer amigos así, que les den.

4

Esta vez sí estás indignado y muy indignado. Incluso corriges a Groucho: más amas a tu perro, siempre que éste no sea como la odiosa Fifí de la cuña. Pues, a lo que se ve, además de los  de ser corruptos, necios e incluso ricos, muchos españoles sufrimos también los graves problemas de ser gilipollas.

Anuncios

6 Responses to “Los problemas de ser rico…en gilipollez”


  1. 1 Aldara julio 17, 2013 en 10:47 pm

    ¡No puedo estar más de acuerdo!! Odio esas cuñas con toda mi alma. Y, como dices…. ¡ese tonillo, orgulloso de la fina ironía que ha desplegado, como invitándote a la complicidad con el gilipollas del rico!!! Me uno a tu idea y no pienso comprar esa lotería nunca más.

    Me gusta

  2. 2 julia julio 17, 2013 en 10:57 pm

    Completamente de acuerdo Duende y seguidores. A mí también me “pone de los nervios” cuando oigo a ese par de imbéciles. Pero aún estoy más enfadada con el puñetero de Joaquín Almunia que se ha empeñado en hacer esa gracia (maldita) a nuestros Astilleros ¡será cretino! El factótum del Sector Naval, no está dispuesto, y va a dar batalla a nuestro desastroso eurodiputado. A este sí que le tenían que dar por la baticola….
    Un abrazo querido Duende, cuídate y descansa un poco ¡qué caramba!Aunque nos fastidies….

    Me gusta

  3. 3 Pemberton julio 18, 2013 en 7:07 am

    Me alegro que a ti tambien te saque de quicio la campañita de marras.
    Que inoportuna … lo peor es que les debe ir bien pues insisten en la memez una y otra vez.
    Hay que ver a los publicitarios que han tomado vuestro testigo¡¡¡¡¡

    Me gusta

  4. 4 zoupon julio 18, 2013 en 12:57 pm

    Con lo bien que estaba el anuncio del bigotudo y su perro Pancho.

    Me gusta

  5. 5 franciska julio 18, 2013 en 3:05 pm

    Pues yo he picado y no me he podido resistir al bote de 60 millones.

    Me gusta

  6. 6 joselepapos julio 23, 2013 en 10:37 pm

    Hace algún tiempo llamé la atención sobre un anuncio de la ONCE en el que venía a decir que prácticamente todos ibamos a ser agraciados con el premio gordo y soñaba el locutor, un piano para papá… lo del piano me llegó al alma, claro.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,116 hits

A %d blogueros les gusta esto: