De piedras y otras hazañas

Estany o lago de Cabanyes o Cabanes, según se diga en catalán o castellano. Con el protagonismo de sus piedras...

Estany o lago de Cabanyes o Cabanes, según se diga en catalán o castellano. Con el protagonismo de sus piedras…

1

Te lo dijo Pepito Grillo, que aparece en tu vida de higos a brevas.

-Deberías advertir al personal que por primera vez en muchos veranos  te aqueja el síndrome del relajo total.

Es cierto. Llevas recorridos muchos kilómetros, habrás dejado atrás muchos pueblos, iglesias, monumentos y parajes por explorar, se te escurren los días sin volcar novedades en tu blog y  ves pasar las vacaciones tan ricamente. No hay sofocos, disgusto ni crispación alguna por no haber hecho esto o lo otro.  Ni siquiera sientes un leve picorcillo de conciencia. ¿Te habrás liberado ya de la ansiedad que definieron como el mal de Stendhal?  Quién te ha visto y quién te ve, tú que siempre creíste que malgastar un minuto sin conocer algo nuevo era un pecado de lesa humanidad.

2

Apenas te están interesando  las noticias. No escuchas la radio ni ves televisión. Sabes de las tragedias de Siria y Egipto, de la farsa de Gibraltar o el del pavoroso incendio –los nuestros aparte- que ya ha quemado 62.000 hectáreas de Yosemite Park. Pero los sientes como esos pájaros que ven pasar los coches por la carretera tranquilamente  posados en los cables de la luz.  Adónde vas a llegar.

Tu irresponsabilidad sobrevenida es tal que ni siquiera te importa que Gareth Bale valga noventa o cien millones de euros, ni que la portería del Madrid esté defendida por Diego López en detrimento de Casillas.  Te empeñas en quedar al margen de la polémica nacional por excelencia. Vamos que vamos, osadía la tuya.

-Oye Pepito-le dices- Tanto pasotismo debe de ser grave. ¿Será posible que me haya convertido en un hombre maduro a mi tierna edad?…

3

Te preocupan auténticas naderías. Una de tus obsesiones cuando hace tan sólo unos días  andabas por los Pirineos era imaginar a Aníbal siguiendo tu camino. ¿Por qué paso cruzaría esas inmensas moles de piedra? ¿Cómo pudieron moverse por allí sus famosos elefantes? ¿Cómo salvó su tropa la fatiga de esas marchas en los rigores del invierno? ¿Cuántas vidas de soldados y de bestias no exigió su campaña hasta Roma?

-No somos nada- anotas mentalmente.

Y es verdad. Comparas esas lecciones de coraje y de resistencia con tu ascensión al precioso estany de Cabanyes, una marcha de sólo 650 metros de desnivel que a ti te pareció una hazaña, y concluyes que la humanidad se ha convertido con los siglos en una melindrosa señorita.

4

Con excepciones, claro. En Benasque, donde pasaste dos jornadas después de dejar les Valls d´Aneu invitado por sobrinos que te cuidan bien, sus amigos montañeros no hablaban de otra cosa que de un fenómeno llamado Killian Jornet, un atleta catalán que tú desconocías hasta anteayer cuyo memorial de records te dejó turulato. Además de ascender corriendo el Mont Blanc y otros picos famosos, el tal Killian completó la llamada Ruta Transpirenaica, un recorrido de este a oeste por las cumbres y los valles de la cordillera que sus zapatos devoraron en etapas de 140 kilómetros/día.

-No somos nada –te confirmó Pepito Grillo.

5

La vida de las piedras. De las piedras caparazón  incrustadas en las montañas, de las que han rodado por torrentes y pedreras, de las que han canteado las aguas rabiosas a lo largo de los siglos y yacen en los cauces de los ríos, de las que formaron muralla para contener a las laderas, de las que apuntalan las carreteras y caminos, de las que, colocadas por la mano del hombre forman tantos kilómetros de esas preciosas paredes y muros que el musgo va tapizando y convirtiendo en obra de arte, de las que sostienen casas, iglesias, ermitas. De las que cubren como lápidas el sueño de los justos en esos diminutos y entrañables cementerios paredaños a los templos pirenaicos. De las que han sido talladas para ser bebederos, pilas, fuentes, cruces, ménsulas, canecillos, mojones, incluso mesa y bancada para que descansen en ellas los caminantes, saquen su bocata o su lata de mejillones y repongan fuerzas mientras contemplan el panorama y puede que reflexionen sobre lo que dan de sí esos majestuosos escenarios naturales.

-Incluso al lado de las piedras –te da por seguir lucubrando- …¿qué somos?

6

Leíste una vez que Mallory aceptó el tremendo reto de ascender las cumbres del Everest porque la montaña “estaba ahí”, como si le esperase justamente a él y no pudiera resistirse a su invitación. Tú te has peguntado estos días por qué esas montañas y esas piedras que ennoblecen a los Pirineos también te esperaban a ti. Quién las puso, quién las desparramó, quién las cargó, las talló y las ordenó para construir, quién hizo con ellas paisaje e historia. Es otra hazaña asombrosa de la naturaleza, del tiempo y de algunas manos anónimas que completaron su labor.

La vida de las piedras es callada, pero a veces te llega a emocionar. Te dan ganas entonces de agradecerles su belleza y su silencio.

 

Anuncios

3 Responses to “De piedras y otras hazañas”


  1. 1 joselepapos agosto 28, 2013 en 12:49 pm

    Es verdad, todo lo que la humanidad ha ganado en tecnología, lo ha perdido en coraje, voluntad y hasta resistencia física. Las viejas generaciones que nos precedieron daban cien mil vueltas a esta “melindrosa humanidad”.

    Me gusta

  2. 2 Francisca agosto 28, 2013 en 5:32 pm

    La primera vez que fui a Egipto (cuando se podrá volver?) tuve el mismo pensamiento sobre las piedras. Como pudieron ponerlas ahí? Cómo las cortaban? De dónde las traían ? Efectivamente pensé que el mundo no había avanzado y que éramos unos “birrias”

    Me gusta

  3. 3 Aldara agosto 29, 2013 en 6:26 pm

    Te mando un abrazo desde el parque de los Alcornocales, donde hay unas piedras que llaman lajas, en las que viven los buitres. Están muy cerca de casa y se llaman las Buitreras del Salado. A ver si vienes!!!!

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: