Los incorregibles bocazas

 

También le habría podido recordar su anuelita que calladito estaba más guapo...1

La primera reacción de aquellas ancianas inmortales fue de estupefacción. Una vez a la semana se reunían en la mesa eterna a tomar el te, y repasaban, a vista de pájaro, los asuntos terrenales. Aquella tarde la abuela de Cristobalito Montoro  estaba confundida, y más que eso, incluso molesta por lo que acababa de decir su nieto.

-¡Pero si siempre tuvo abuela!-se lamentaba la buena señora- Y nunca le fallé…Siempre fui de lo más cariñosa con él…¿Quién es más listo?…¡Cristobalito!…¿Quién es el más aplicado?…¡Cristobalito!…¿Quién tiene la carita de murciélago más guapa de la humanidad?…¡Mi Cristobalito!…Y ahora dice que dentro de poco España asombrará al mundo con sus logros económicos…

La pobre anciana apenas pudo retener sus lágrimas.

-¡Como si no hubiera tenido abuela!- dijo entre sollozos mientras secaba su arrugado rostro con el moquero.

-Calla, calla- le consoló la abuela de ZapateroPeor fue lo de mi Joseluisín…Mira que yo le había dicho siempre que era como un principito de cuento, igual que Bambi, tan limpio y transparente en su mirada que no sabía yo si era la abuela de un chico de León o del Niño Jesús de Praga…Pero nada, no se contentó con el jabón que le daban los artistas y su claque y tuvo que decir aquello de que estábamos a las puertas del pleno empleo, que habíamos superado a Italia e incluso a Francia y que ya éramos temidos en la Champions de la economía…¡Qué bochorno!

-¡Y qué mal trago para ti y para nosotras!-dijo la abuela de Montoro señalando a otras abuelas de la eternidad que también se sentían ninguneadas.

2

A la mesa de te se acercó  la abuelita de Pedro Solbes, recordando lo mal que lo pasó cuando su nieto Pedrito, tan solvente hasta entonces, dijo que de crisis nada de nada mientras el barco se hundía. Y por las bóvedas de otros rincones de la eternidad resonaban igualmente las voces de más abuelas decepcionadas por las tonterías que habían dicho sus ilustres nietos pese a los muchos elogios y cariños que ellas les prodigaron cuando eran niños.

-Pues mi Felipín, tan  inteligente como era, se lució con aquello de OTAN, de entrada no

-Pues mi José Antonio dijo que España era una unidad de destino en lo universal…¿Qué necesidad tenía de decir esa tontería?…

-Pues anda, que cuando a  mi nieto  Paquito se le ocurrió decir que los Principios Fundamentales del Movimiento son por su propia esencia permanentes e intangibles, y que todo quedaba atado y bien atado…

3

El descontento se había adueñado de aquel colectivo de abuelas en la eternidad. Todas creían haber amado y elogiado con el mayor cariño a sus importantísimos nietos. Pero sin embargo ellos, como si nunca hubieran tenido abuela, se habían obstinado en fanfarronear diciendo frases grandilocuentes que al poco tiempo quedaban reducidas a simples gilipolleces.

-En lugar de mimarles tanto, podíamos haberles recordado que en boca cerrada no  de entran moscas-dijo la abuela de Montoro.

-O por la boca muere el pez –añadió la de Zapatero.

-O uno es dueño de lo que calla, y esclavo de lo que dice- subrayó la abuelita de Solbes.

-O calladito estás más guapo -volvió a la carga la abuelita del ministro de Hacienda.

Las abuelitas de José Antonio  y de Franco, advirtieron entonces que el Jefe se acercaba a la mesa de te y aprovecharon la ocasión para hincarse de rodillas ante Él y pedir por todos sus nietos lenguaraces que parecen no tener abuelita.

-Perdónales, Señor- imploraron- Porque son políticos, y no saben lo que dicen…

Anuncios

4 Responses to “Los incorregibles bocazas”


  1. 1 zoupon septiembre 19, 2013 en 7:05 pm

    Y la abuela de Martin Luther King se quedó con las ganas de darle un soplamocos a la de Arturito Mas, porque actualmente no hay quien le gane a gilipolleces grandilocuentes.

    Me gusta

  2. 2 begoña septiembre 19, 2013 en 10:27 pm

    Duende eres un genio de la disección y el análisis.

    Me gusta

  3. 3 capotegui septiembre 20, 2013 en 8:20 am

    De todos los comentados, la abuela de Pedro Solbes, y a pesar de que el genial economista negara su existencia una y otra vez, tiene que ser la más orgullosa de todas: su nieto, responsable de una de las operaciones más sustanciosas (para el prójimo) con el oro de las arcas del Estado [http://www.abc.es/20110422/economia/abcp-espanol-solbes-vendio-2007-20110422.html] no está en la cárcel ni en espera de juicio, sino felizmente jubilado y con tres pagas de pensionista.[http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/selfbanksep13/espana/noticias/1548874/09/09/Solbes-jubilado-y-con-tres-pagas-de-pensionista-mas-trabajo.html]. ¡Ése es mi nieto!

    Me gusta

  4. 4 DOLOROSA septiembre 22, 2013 en 6:24 pm

    Amigo Duende, no se puede describir mejor a nuestros políticos y expolíticos que de todo hay en la viña del señor. La verdad es que calladitos estarían más guapos aunque “alguno”, aunque calladito… ni eso.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,193 hits

A %d blogueros les gusta esto: