El arte que no cabe en casa

Hay obras de arte que aunque sean una joya y alcancen cotizaciones millonarias, no apetece tenerlas en casa...

Hay obras de arte -como esta de Goya- que,  aunque sean una joya y alcancen cotizaciones millonarias, no apetece tenerlas en casa…

1
Los ricos también cagan- pensó Gisela- Y además, ya no quedan más paredes en esta mansión para colgar tanto cuadro.
Y después se dirigió a los operarios que esperaban sus órdenes.
-Cuélguenlo en esta pared- dijo señalando a la pared norte del inmenso y lujoso cuarto de baño- Es donde queda mejor, y además así lo podrá disfrutar a conciencia.
El cuadro representaba a una siniestra Herodías con la cabeza del Bautista intercambiando una mirada lasciva y un tanto vesánica con el verdugo de espadón sangriento que se la ofrecía. La ficha que le dio la secretaria del jefe añadía: Escuela de Caravaggio, circa 1609. Óleo sobre lienzo. Medidas: 2 X 1, 20. Marco madera estofada con pan de oro.
Dos semanas después el jefe la llamó a su despacho.
-¿Y cómo se le ocurrió a usted colgar ese cuadro enfrente del…?
El acaudalado Toribio Pérez, que pese a sus humildísimos orígenes acababa de ser incluido en la lista de los trescientos más ricos del país, no era capaz de decir la palabra retrete. No le salía. Y ese era precisamente el problema. Desde que tenía que aliviar el vientre frente a aquella dramática pintura su tracto intestinal no era el mismo.
-Descuélguelo y póngame otro cuadro más amable.
Gisela agachó la cabeza, sacó su agenda y apuntó el mandado.
-Los ricos también cagan –farfulló entre dientes tratando de disimular su gesto de contrariedad- Pero se lían a comprar obras de arte y a veces olvidan que no es fácil convivir con ellas.
2
Visitabas ayer la muestra de la Colección Masaveu en el Palacio de Cibeles –el Correos de toda la vida, para entendernos-, una exhibición de arte fundamentalmente religioso o bíblico desde el medievo hasta el barroco, y anotas varias conclusiones.
Primera, qué suerte que haya ricos, mecenas y coleccionistas que de vez en cuando cedan sus colecciones para que el ciudadano curioso disfrute de su patrimonio.
Segunda, qué responsabilidad la del que hereda de sus antepasados, pongamos, un Saturno devorando sus hijos, un tremendista Ecce Homo o una Degollación de los Santos Inocentes, temas recurrentes en la historia de la mejor pintura y, por no disponer de palacios o mansiones tan grandes como las de Toribio Pérez, las tiene que colgar en su habitación o en el comedor y desayunar con ellas cada mañana. Qué responsabilidad y qué angustia, caramba.
Tercera: qué privilegio conformarte con ver en tus paredes un paisaje costumbrista anónimo de carreta con burro sobre camino flanqueado de chopos, o una chapa publicitaria del Nitrato de Chile, o el lienzo con chafarrinones tipo Jackson Pollock que te regaló el vecino y podría figurar en cualquier museo de arte contemporáneo y no tener que preocuparte ni de que te lo roben ni de que te lo envidien.
Cuarta: si no te sobra el dinero, cosa bastante corriente, compra sólo el arte (o así) que cotice sólo en el índice de tu satisfacción personal. Y silba feliz.

Para ver obras maestras, o a casa de los afortunados como Toribio o a los museos, y así sales de casa.

Anuncios

2 Responses to “El arte que no cabe en casa”


  1. 1 franciska mayo 9, 2014 en 9:41 pm

    Recuerdo lo que me impresiono este cuadro la primera vez que lo vi en el prado, debía tener 12 años, y cuando lleve a mi hijo a esa misma edad le paso lo mismo, creo que es el cuadro clásico mas terrorífico que hay. Desde luego ni regalado, ni de goya, lo pondría en mi casa, eso si, lo llevaría a una subasta y me compraría cualquiera de la exposición de Picasso que se expone estos días en Madrid.

    Me gusta

  2. 2 Palinurova mayo 10, 2014 en 10:22 am

    Y la grima que dan los relojes blandos de Dalí y los cuerpos tan feos de Bacon…. No me lo compraría nunca. Ya sabemos que tenemos fecha de caducidad y no hace falta tener un recordatorio en la pared. En cambio, estoy con Francisca, de Picasso todo.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,201 hits

A %d blogueros les gusta esto: