De idas y venidas

El recién llegado Luis Gorgios, meditando sobre lo que se le viene encima...

El recién llegado Luis Georgios, meditando sobre lo que se le viene encima…

1

Para mi buen amigo Luis Figuerola-Ferretti: quizás algunos capítulos te suenen de algo. Así reza la dedicatoria que escribió Rafael Martínez-Simancas en un ejemplar del libro que te envió. Se titula Sótano octavo, editado por Ediciones B. Supones que fue la editorial la que añadió Un testimonio valiente de cómo enfrentarse al cáncer, subtítulo elocuente, que no casa con el espíritu del Rafa que tú conociste hace veinte años en la SER, un tipo sutil, irónico, inteligente y además del Aleti, pero nada fanfarrón.Cuando hablasteis la última vez ambos bromeabais con este bichito incómodo que se os coló de rondón en el cuerpo y os amargaba lo suyo. Lamentablemente aún no has leído el libro, que a buen seguro te aprovechará y te provocará admiración, y no podrás comentárselo, porque Rafael murió hace dos o tres semanas. Siempre le quedan a uno cosas a las que llega demasiado tarde. Pena de verdad te da la muerte de Rafa, tan joven y tan lúcido, y rabia además te produce haber sido tan lento esta vez para no llegar a agradecer sus enseñanzas sobre cómo mantener el honor en la batalla.

2

A uno le van curando los alifafes y se le olvida la tarjeta amarilla que le sacaron hace casi tres años. Por ejemplo, el bichito te mordió en la Dorsal 7, le bombardearon con radioterapia de la fina y ahora el tratamiento hace efecto y te vuelves a olvidar de la dichosa metástasis. Mientras tanto, amigos y compañeros de fatigas se van yendo discretamente, sin dar tres cuartos al pregonero. En el Hospital Sanchinarro Norte hay una especie de corredor donde te recostaban y te enchufaban la quimioterapia. Las tumbonas en las que te aplican los líquidos milagrosos, dos filas de enfermos enfrentados en su incierta suerte, le dan a esa galería un aire de sanatorio añejo que a ti se te antojaba como el de La montaña mágica. Lo que pasa es que la magia y los milagros unas veces funcionan, y otras no tanto. Ahí coincidías a veces con Juby Bustamante, acompañada casi siempre por sus buenísimas amigas Natalia R-S y Carmen Serra, que acudió alguna vez contigo a darte conversación mientras recibías tu dosis. Qué grandes personas. Desdichadamente Juby acaba de morir. Las ciencias adelantan que es una barbaridad, pero también llegan a veces tarde para lo que más nos interesa.

3

Entretanto venía al mundo el primer varón de tu nietada, al que tu hija Isabel ha querido bautizarle con tu propio nombre. Isabel es una madre coraje de nueva generación, tenaz, hiperdeportista e inasequible a los desafíos del destino. Se metió en el paritorio tan tranquila como si fuera a la peluquería y salió de madre fresca y sonriente como si acabaran de hacerle un masaje. El resultado se llama Luis Georgios Paraskevopoulos Figuerola-Ferretti, no porque busque un record de nombre largo en el Guinness Record´s Book sino porque su padre es griego, su difunto abuelo paterno se llamaba Georgios y también merecía un homenaje y además tiene un segundo apellido compuesto y complicadito. O sea, no es un nombre por afán de epatar, sino por la misma globalización, que es muy suya.

La suerte del neófito es que llega a una casa donde sus hermanas mayores, de nueve y siete años, que empezaban a olvidar las muñecas, han descubierto que Luisín no es un muñeco de FAMOSA, sino de verdad, con sus huevillos y su pitilín. A este muñeco vivo hay que limpiarlo cada dos por tres, cambiarle los pañales, darle cremas, bañarle una vez al día y ponerle al pecho de mamá para que tome su rancho. Como es lógico, las dos niñas se disputan estas tareas, ilusionadas como están de ser madres a tan temprana edad.

Tú observas la escena con una cierta emoción, pegas el nuevo cromo del pequeño Luis en el álbum de tu estirpe, te imaginas enseñándole a dar cuerda a tus viejos juguetes de hojalata o contándole lo que es ser del Aleti y te sientes bastante feliz. El pálpito de la vida que pasa. No olvidas ni olvidarás nunca a los que se van, pero te regocijas por el que viene, tan inocente y lleno de promesas.

Anuncios

5 Responses to “De idas y venidas”


  1. 1 Bête en sauce julio 13, 2014 en 2:46 pm

    Enhorabuena muy cariñosa, querido Duende, por el Luisín. Imagino la alegría de sus padres, hermanas, el abuelo, la abuela, las primas… La vida nueva, como dices, ayuda a asimilar mejor la vida que nos pasa por los lados y por encima…

    Me gusta

  2. 2 Monti julio 14, 2014 en 12:39 am

    Enhorabuena, precioso. Al papa no le conozco pero con que salga de guapo como la madre le sobra. Felicita a Isabel de mi parte

    Me gusta

  3. 3 julia julio 14, 2014 en 4:40 pm

    ¡Enhorabuena Luis por tu nuevo nieto-primer varón! Lo de Luisin Georgios es guay del Paraguay….Y a ti también felicidades porque parece que le estás dando matarile al incómodo bichito. ¡que así sea definitivamente!
    Hablaremos más tranquilamente después de la publicidad (vacaciones u lo que sea pero me largo) Cuídate mucho que te necesitamos , y no te digo Luisín… Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  4. 4 Carlos Román Ximénez (@Chumbi2) julio 16, 2014 en 12:10 am

    Buen artículo Luis. No se puede homenajear mejor a uno que se va y a otro que viene cargado de nombres y linaje. Un abrazo

    Me gusta

  5. 5 Stick julio 17, 2014 en 6:05 pm

    Enhorabuena Luis.
    Ya era hora de que algún nieto te saliera con colita.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: