Polvo idolatrado

La cuestión es: ¿dónde hay más Cervantes, en sus páginas o en esos  restos que al  final se han identificado como los del autor del Quijote?...

La cuestión es: ¿dónde hay más Cervantes, en sus páginas o en esos restos que al final se han identificado como los del autor del Quijote?…

1

Ya dijiste hace días que lo peor de la enfermedad es que fomenta el egocentrismo. Excusatio non petita, acusatio manifiesta. Te pones a escribir y si te enredas en tus tonterías, como te suele gustar, parecerá que tienes un corazón de pedernal, y que sólo miras a tu ombligo. Hoy deberías hablar de la enésima canallada de esa peste que es el terrorismo yihadista en Túnez. No lo haces porque nada se te ocurre que pueda sonar a original en ese odioso asunto. Hace dos días sin embargo te apetecía hablar de tu Aleti, qué manera de sufrir, qué manera de ganar. O del júbilo oficial por la declaración de que esos restos encontrados en el Convento de las Trinitarias de Madrid son los de Miguel de Cervantes.

A propósito, hay que ver lo que hacen la fe y, sobre todo, el deseo. A lo que se ve, lo mismo podrían proceder estos restos de una mesilla de noche podrida en un desván con humedades que de un soldado de la guerra de Troya, o de la batalla de Bailén, que queda más cerca. Da igual. El caso es que los sabios han decretado que esos detritos orgánicos son los del autor del Quijote y ya tenemos un hito más en el itinerario turístico de la capital para que los guiris se hagan la consabida foto. Lo que dormía en la cripta de las Trinitarias desde hace siglos seguro que no contiene más esencia de don Miguel que cualquiera de sus páginas, pero mola más pasear por el Barrio de las Letras, hacer unas compritas, tapiñar en uno de los bares de la zona y retratarse en la fachada de un convento que a partir de ahora será emblemático (cómo empieza a cargarte este adjetivo) en la cultura universal.

A ti, que debes de ser un paleto insensible, semejante suceso histórico te produce estupor. Parafraseando los dos últimos versos del famosísimo soneto de Quevedo, piensas que los restos de Cervantes serán cenizas, mas tendrán sentido/ polvo serán, mas polvo idolatrado.

2

Nunca has entendido el exagerado respeto por los restos humanos, y menos en esta época de general escepticismo y de desmitificación de los símbolos. En este caso que ha copado la atención de la actualidad madrileña durante las últimas semanas roza la idolatría. Si eres un creyente, lo esencial de la persona no es su cuerpo, que sin alma apenas es nada. Si no lo eres, y no crees por tanto en la trascendencia del espíritu, qué te puede importar que esos despojos fueran en otro tiempo templo de aquel. Sin embargo -poderoso caballero es don dinero- hasta el más ateazo traga con la superstición cuando adivina que esta atraerá turistas. ¿Qué habrá de verdad en ese arca de la catedral de Colonia donde dicen que se conservan los restos de los Reyes Magos? ¿Qué quedará de Agamenón en lo que te que te contaron que era su tumba? ¿Serán de verdad de J.S. Bach los huesos que se hospedan bajo una lápida de la la iglesia de Santo Tomás de Leipzig, y donde, por cierto, te retrataste con tu coro, como cualquier turista borreguil, cuando fuiste a cantar allí la Pasión según san Mateo? ¿En cuál de los miembros de San Juan de la Cruz, distribuidos en múltiples relicarios por España reposa más santidad?

Por concluir: ¿qué tiene ese amasijo de residuos orgánicos que acaban de consagrar como restos del manco de Lepanto para que lo miremos como un tesoro? Desde tu punto de vista, sólo el consenso. De vez en cuando el ser humano necesita pretextos para aferrarse a la idea de trascendencia. Debidamente manipulado por los políticos y los medios, el pueblo ha acordado esta vez que acercándose a adorar las cenizas del genio se refina de espiritualidad y se hace más culto. Bienaventurados los ingenuos, porque ellos alimentan las glorias de la patria y, sobre todo, acaban haciendo caja.

Y como el muerto al hoyo y el vivo al bollo, en la próxima entrada contarás por qué te está costando tanto últimamente alimentar este blog. Eso no te enorgullece nada. Al contrario, más bien te duele.

Anuncios

5 Responses to “Polvo idolatrado”


  1. 1 julia marzo 20, 2015 en 12:08 am

    ¿Por qué, qué te sucede? Algo nuevo? Según la pequeña estás fastidiadillo y probablemente sea la causa de tu apatía a la hora de escribir. Por favor, Duende, no dejes de hacerlo porque es una excelente terapia ocupacional y, ¡qué caramba! por puro egoísmo. No sabes las alegrías que me llevo cada vez que abro mi correo y estás ahí!!! Venga muchacho, el que resiste GANA!!!. Un abrazo.

    Me gusta

  2. 2 Luberon marzo 20, 2015 en 5:11 pm

    Animo señor Duende, gracias a ti durante 11 años que hemos vivido en Francia , mi familia ha pasado un ratito en España cada dia en compañia de un señor que nos escibia y nos contaba cosas que hacian que cada día fuese un poco diferente al anterior y siempre muy gradable, y así diariamente durante ese largo periodo, Ahora lo estas haciendo con nuestra hija allá en Melbourne, que aunque la muy ” traidora ” se ha hecho ” subdita ” de la perfida albion,( ella dice sentirse española hasta las cachas… ) te lee cada dia , y ayudas a que su español siga siendo bueno , sigue aprendiendo algunas palabras que desconocia. Frecuentemente comentamos sobre lo que nos escribes, hoy por ejemplo nos decia estar completamente de acuerdo contigo , decia… tendremos una hucha como con Chespir … quizas no esté del todo mal si los euritos sirviesen a las monjas para sus buenas acciones, pero a nosotros con o sin estos huesecillos,,, como en la peli…. ” siempre nos quedara lo que escribió..” Animo sr Duende.

    Me gusta

  3. 3 Tina marzo 20, 2015 en 7:12 pm

    Éstas maniobras suelen dar resultado. En Mallorca tenemos un ejemplo.
    Valldemossa, un pueblo que cada día se llena de autocares llenos de turistas que visitan la Cartuja y la celda donde pasó un invierno Chopin.
    ( 15 Diciembre 1838 – 3 Febrero 1839 )
    Finalmente resultó que la celda no era donde verdaderamente había pasado su estancia Chopin y el piano que decían había usado era de los años 50, posterior a su visita.
    Pero estos pleitos entre propietarios de celdas de la cartuja, la sentencia
    etc. no han cortado el flujo de turistas.

    Me gusta

  4. 4 franciska marzo 21, 2015 en 1:28 pm

    Alucinante!!!! Acabo de oír por la radio, que por el motivo de haber encontrado las cenizas de D. Miguel, el día 26 hacen en el parque de la warner una fiesta de zombis, de 9 de la noche a 5 de la mañana , donde tiene que ir todo el mundo disfrazado. Primer negocio !!!!

    Me gusta

    • 5 doucenieto marzo 21, 2015 en 10:21 pm

      Esos ‘alimentos’ blogueros’, o como se llamen, siempre puede alimentar porque puede servir de comunicación aunque no se oiga la respuesta, pero existe. Creo que cuando uno se abre y expone lo que siente, es un doble alimento: el que expone, el que recibe y siente. Nunca es vano y más en este mundo líquido.

      (‘Enhoranueva’)

      Le gusta a 1 persona


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,133 hits

A %d blogueros les gusta esto: