La imposible bata del hospital

Jack Nicholson en bata1

1

Año de elecciones. Al personal estas cosas le llenan de excitación, porque piensa que es la enésima oportunidad que nos brinda la democracia para arreglar el mundo. O sea, su mundo.

-¿Qué hay de lo mío?-pregunta universal.

Todos tenemos nuestro “lo mío”, que luego, por adecentarlo, tratamos de conectar con los “lomíos” de la colectividad. Lo tuyo ahora, y perdón por dar el coñazo con la misma obsesión, se llama cáncer. Antes del enésimo paso por esos sofisticados aparatos con lo que te escanean, te resuenan magnéticamente, te radian, te contrastan, te inyectan isótopos retroactivos y te retratan los entresijos para recordarte que el cuerpo humano es demasiado complejo como para que todas las piezas funcionen a la perfección, te sentías una piltrafa. La madre que parió a esos protocolos preparatorios de las pruebas radiológicas. Ayune usted desde el día anterior, bébase una pócima de la bruja Piruja, ingiera a continuación litro y medio de agua, pase la tarde yendo y viniendo al cuarto de baño, abrácese al retrete, trague más pócima, y a continuación, otro litro y medio de agua, resígnese a ser un Manneken Pis con el pelo blanco, vuelva a sentarse como el Pensador de Rodin pero no precisamente para filosofar, siga depurando como pueda, mírese al espejo para darse un poco de pena.

Y, por favor, ríase. Acuérdese también de la mamá del autor de este protocolo diabólico que parece pensado para hipopótamos. Y piense que hasta los más ilustres próceres se han visto, se ven o se verán algún día en el mismo ridículo trance: mierda eris et in mierda reverteris.

2

Hoy luce un día radiante, has dormido bien, podías desayunar, y lo has hecho con apetito.   Estás tentado de pedir que alguno de tus lamentos tenga acogida en los programas de los partidos que concurrirán en las numerosas elecciones que se avecinan, pero tu “lomío” se queda en muy segundo término. Primero, porque te da vergüenza priorizar a tu ombligo mientras aún retumba la tragedia de Nepal. Segundo, porque te sonríes interiormente recordando que, en medio de la preocupación y el desasosiego, has superado al menos el oprobio de la bata de hospital, esa inútil pieza con dos cintajos a la espalda que nunca consigues anudar para cerrarla.

Tuviste que salir de la sala de máquinas para una emergencia y, cuando te diste cuenta, estabas repitiendo el numerito de Jack Nicholson, que, de la misma guisa, enseña su trasero al respetable en una de las secuencias más hilarantes de Cuando menos te lo esperas. Por pura curiosidad, huroneaste luego en internet y, pásmese el personal, alguien ha subido una guía para usar adecuadamente esta joya de la moda hospitalaria que, al parecer, data de los años 20 del pasado siglo. Hay gente para todo, pero pasarán más de mil pruebas, muchas más, antes de que aprendas a usarla, si es que algún día logras la hazaña. Entretanto, y una vez que a pesar de tu pudor la ciencia médica ya ha profanado tu intimidad de cintura para abajo, sólo te queda implorar al modo catalán aquello de ¡salut y força al canut!.

Anuncios

6 Responses to “La imposible bata del hospital”


  1. 1 julia abril 30, 2015 en 2:31 pm

    Cuando estás metido en esas farragosas pruebas de hospital ¿a quien le importa que un paciente enseñe su culete? Lo importante es que salgas victorioso de tanta miseria…. y no será porque no lo estés haciendo bien. Asombrada me tienes! Y el humor que no decaiga, sí señor. Un abrazo fuerte y adelante!

    Me gusta

  2. 2 doucenieto abril 30, 2015 en 11:01 pm

    Querido Duende

    No sabes bien qué lección nos das con esa bata de hospital y no ‘dar coñazo con la misma obsesión’.

    Qué se vayan al carajo los partidos y las elecciones .Ya se encargarán de Jodernos, los Pepeses, los Pesoes y C’seses o los que sean. ¿Por qué te va a dar vergüenza priorizar a tu ombligo aunque sintamos muchísimo el Nepal …?

    La bata es moderna y encanta,

    Duende, eres una lección ‘hermosa’.

    Me gusta

  3. 3 Ignacio mayo 1, 2015 en 8:54 am

    Muy muy bueno, como siempre. Como médico de a pie y como votante (de a pie también, y a veces de a moto), mi lomío de hoy es lotuyo: que sigas toreando tus mihuras con esa inteligencia y sentido del humor y que nos lo sigas contando con gracia y señorío para alegrarnos, entre otras desgracias, tantas tediosas semanas de campaña. Un abrazo grande desde la cara Norte de la piel de toro.

    Me gusta

  4. 4 sofia mayo 1, 2015 en 9:43 am

    querida doña maria como te recuerdo esta semana que he estado con mi hermano juan tomas luchando con la batita dichosa pues le han atropellado un pie y eso claro es lo suyo lo nuestro y el motivo de este finde sin poder huir a los campos y playas pues dada su solteria y economia no tiene ninguna cue, chavarri, obregon, milas etc que le cuiden, aqui sus hermanas.
    me gusta mucho cuando viajamos a candeleda y me cuentas cosas sus arboles sus luces sus estrellas.
    me gusta la chica gaditana de podemos me recuerda a nuestra amiga polola bengoa de la vieja ort, la recuerdas?

    ha sido mi cumple el 23 de abril, 65 años, de 1950 el año santo compostelano, los regalos siempre libros
    tambien esto pasara de milena busquets y el ultimo del triste Landero
    te quiero y admiro mucho, a esta edad puedo declararme y claro si te hubiera conocido en la decada de los 70….no tendrias la casa en avila nos la hubieramos comprado en algun bello sitio de Portugal y claro no tendrias nietos griegos y y y
    un beso

    Me gusta

  5. 5 Ángela mayo 2, 2015 en 6:58 pm

    http://saludconcosas.blogspot.com.es/2015/04/cuanto-vale-la-dignidad-por-un-camison.html?m=1

    Una recomendación y un beso.

    Me gusta

  6. 6 Dolorosa mayo 6, 2015 en 11:34 am

    Hola querido Duende después de tanto tiempo. He estado muy deprimida después del fallecimiento de tu amigo Jorge que para mí ha sido el eje de mi vida. Te sigo aunque no haya participado y te deseo que continúes luchando con ese optimismo que te caracteriza. Un abrazo y adelante

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,338,061 hits

A %d blogueros les gusta esto: