Posts Tagged 'Martirio'

Los Clamores a Martirio

1

Aquella noche, Esmeralda Clamores regresaba a casa extenuada y algo deprimida. Ella no entendía de expresiones como Blue Mondays, pero conocía bien el sentir de la decepción y falta de ilusión del ser humano, y no digamos de la frustración de ser un artista no reconocida.

El reconocimiento a su obra se había esfumado desde que Carlos Herrera la encumbrara en el programa de Las Coplas de mi SER por esas tonaíllas improvisadas. Entonces España era una sola, y maldecía que nadie reparara en la brillantez de su espectáculo 17 pitorros de España, con vedettes coordinadas en una coreografía de las 17 comunidades autónomas de este país plurinacional, país de países o nación de naciones. Expresiones con las que a todos los pogres se les llena tanto la boca.

2

Le dolían los pies tras pescar una vez más una pequeña paga del Tony 2 de Madrid. Ese bar en pleno barrio de Chueca pegado a un gran piano de cola donde folklóricos como ella, no debidamente encumbrados a su juicio, chorreaban arte español por su garganta, con fenómenos improvisadores al piano. El manager del Tony 2 tampoco había accedido a la contratación de sus 17 vedettes para su espectáculo. Los asistentes, ebrios en su mayoría, se desternillaban con su versión de Little Flag a la vera de los teclistas. Esmeralda sabía que era un éxito, pero le enfadaba terriblemente que un arte tan sublime se ahogara entre copas de gin tonics y manos deslizándose por debajo de las faldas. Era indigno.

3

Abrió la nevera, aprovechó unos huevos que puso a hervir, abrió una lata de tomate natural, sacó las yemas, y las mezcló junto al tomate y otras latas de atún, alcaparras y un bote de mayonesa – ea, encima del cachondeo, querrán que una además luzca figura como Penélope Cruz -. Se sentó en la mesa redonda frente a la TV, reposando el plato en el hule tan limpito que conservaba de las giras de la radio con Carlos. Era el presente de un fan de Cuéllar, y en él se esbozaba el concepto de los 17 pitorros. Encendió el electrodoméstico de cátodos, pues nunca accedió a cambiar a una TV plana, otra ofensa que derrumbaría a sus 17 vedettes comunitarias, debidamente vestidas en su bandera autonómica y que adornaban el salón reposando sobre el televisor. Y cambiando de canal, se topó con La Noche en 24h, informativo dirigido por ese chico tan guapo y correcto que es Sergio Martín, su sección de “barra cultural”.

4

Había una mujer mu guapa y folklórica. La entrevistaban a razón de su próxima actuación en el Circo Price. Vestía estupendo, lucía sonrisa de dentadura de anuncio, adornaba su moño con una peineta de las de antes, y contaba curiosidades de su espectáculo. Hablaba de la copla, y de su trabajo de convertir este arte en Yastandar. Perpleja, dejó caer su tenedor encima del plato, y gotitas de tomate se adueñaron de la pantalla del televisor y su guatiné. También del hule, claro está. Inmediatamente cogió el móvil para llamar a Samuel, su único sobrino sensible que aún creía en su arte, y a quién acudía para las dudas del inglés.

  • Samu, pon el canal 24h hijo
  • Enseguida tía Esme
  • ¿ves a la folklórica?
  • Sí, tía, claro que la veo
  • ¿y qué significa Yastandar sobrino?

Samuel le pidió que le dejara escuchar. Al rato, volvieron a hablar.

  • Tía, es Martirio, la coplera moderna, y habla de Jazz Estándar. Quiere cantar las coplas en inglés. Por ejemplo “La bien pagá” la canta como “Paid so well”….

El sobrino continuó hablando solo, mientras su tía Esmeralda Clamores había roto a llorar… Pero Samuel entendió perfectamente el motivo de tanta tristeza; su tía ya le había comentado con anterioridad que ella había recuperado el coraje artístico, porque España se rompía, y más que nunca necesitaban de recursos culturales como sus 17 pitorros. Este revés de corroborar que aupaban a una folklórica que popularizaba lo que ella había ya innovado, traducir las coplas al inglés, en los 90, y nada más y nada menos que en La Cadena Ser, era demasiado hasta para su entusiasta tía Esmeralda Clamores.

  • Bueno, tía, no llores más. Además, seguro que no hallarán traducción posible para los 17 pitorros de España, ni tampoco para el botijo que lo sustenta. Duérmete y mañana te llevo el desayuno a primera hora para darte un beso y animarte.

Zapatero, cheque-gafas rotas YA

Gafas de sol

(Foto de rammablog)

Asiento número 615 del Registro de Poblemáticas de Doña María.

  Le cuenta esta señora al Duende que el oculista le ha dicho que sus ojos son foto sensibles, y debe protegerlos de la luz solar. Doña María ha esperado a acumular unos ahorrillos y se ha comprado unas gafas mu suntuarias, modelo Martirio. Como padece vista no ya cansada, sino mayormente sausta, y algo de astigmatismo, necesitaba unas lentes  pogresivas, y la cosa le ha salido por un pico. Primera parte de la poblemática.

 Al entrar en la boca de metro, la secuencia de sus movimientos fue la siguiente. Con la mano izquierda, extrae del bolso el estuche de sus gafas de ver, de cristales pogresivos.  Mientras bajaba la escalera, y para liberar la mano derecha que sujetaba el bolso, desliza  las asas de éste por el antebrazo hasta que el bolso se detiene en la esquina interna del codo, como quien dice. Con la mano derecha, se quita las gafas de sol suntuarias tipo Martirio y se las lleva, con las patillas abiertas, hasta la boca. En la boca, sus labios atrapan una de las patillas, mientras la mano derecha abre la funda de las otras y extrae las otras gafas.

 A continuación, y para ponerse las de ver, retiraría las de sol de la boca para doblar las patillas y colocarlas en la misma funda que había quedado vacía. Después cogería el vagón de metro y  allí, mientras volvía a Los Arándanos, continuaría leyendo su apasionante novela Yasmina y el gran visir, de Noemí Kopfolyn. Amor, pasión, lujo y aventura a todo tren, aunque fuera subterráneo

 Pero en ese momento se encontró con Tomasita, la cuñada de Evelyn, su peluquera, que salía del metro con los resultados de las pruebas de PSA de Fermín, un legionario que combatió en la guerra de Argelia con el que se enrolló en un viaje a Canarias.

 -Pero  María- gritó Tomasita con una amplia sonrisa en los labios- ¿Sabes que lo de la próstata de Fermo es una falsa alarma?

 María lanzó lo que pretendía ser ser un grito de  sorpresa y de alegría. Solo que no se había dado cuenta de que aún retenía entre sus labios la patilla de las nuevas gafas de sol. Motivo por  el cual el chillido fue, en efecto, de sorpresa, pero no exactamente de júbilo, puesto que, como consecuencia de su efusión de  solidaridad vecinal, las citadas gafas cayeron, se estrellaron contra el suelo y, por si fuera poco, fueron inmediatamente pisoteadas por uno de estos muchachotes-armario de 1´92 cm de altura con unos zapatones deportivos tamaño portaaviones,  pantalones cagaos, pendiente, peinado modelo el último mohicano, auriculares en la oreja y mochila. También llevaba, como casi toda la joven tribu urbana, una botella de agua mineral en las manos.

 Y las gafas de los sueños de doña María quedaron como las falsificaciones esas de Cartier que de vez  en cuando plancha una apisonadora. Y esta es la segunda parte de la  poblemática: sus gafas  rotas, o sea, su gozo en un pozo..

 Como a doña María siempre le gusta extraer moraleja de sus sucesos, hoy propone varias meditaciones y una sugerencia. Meditaciones: ¿por qué nos empeñamos en hacer el cambio de gafas en marcha en lugar de  perder medio minuto en detenernos? ¿Por qué  a las vecinas les gusta tanto airear sus males de salud y, en particular, los problemas de próstata de sus parejas? ¿Es educado saludarse a la salida del metro cuando a alguien se le ve con prisa? ¿Por qué la gente anda con una botella de agua mineral en la mano?

 La sugerencia. ¿Por qué la generosidad del gobierno ZP no ofrece un deseable Cheque-gafas de sol suntuarias  para aliviar así la coquetería de doña María, tan maltratada por la fortuna?

 


Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,334,181 hits

A %d blogueros les gusta esto: